martes, 29 de mayo de 2012

La inmensa obra social de la Iglesia

Dependiente de Cáritas y asistido por voluntarios de diversas congregaciones, el comedor de la Obra Social Santa María Josefa, en el madrileño barrio de Vallecas, se llena a diario.


A pesar de que un acuerdo de España con la Santa Sede fija las condiciones digamos fiscales que deben aplicarse a la Iglesia católica, los socialcomunistas no cesan de pedir que el actual Gobierno rompa ese acuerdo (ellos lo llaman revisión) para que los ayuntamientos comiencen a cobrar el IBI a cualquier edificio religioso, eso sí, siempre que la religión sea la católica, ya que no tienen en cuenta ni piden que se les reclame lo mismo a los musulmanes, a los judíos o a los protestantes, entre otras muchas instituciones que igualmente quedan exentas, como podrían ser sindicatos y toda suerte de ONGs garrapatas, bastantes de las cuales viven de la subvención y de malversar una buena parte de los recursos que les llegan.

Para Rubalcaba, cualquier edificio que no sea una catedral (sic) debe pagar su correspondiente IBI al ayuntamiento. A lo que habría que preguntarle: ¿también las sedes de los comedores sociales de Cáritas o sus albergues? Para más inri, lo curioso del caso es que el 60% de las personas que llegan a esos comedores lo hacen derivados por unos ayuntamientos que no disponen (ni ganas de crearlas) de la correspondiente sección destinada a la ayuda social. Y muchas de esas corporaciones, evidentemente, están regidas por los social-comunistas. Ya no digamos nada de la obra social de los sindicatos, por completo inexistente. 

Mas detalles en:


1 comentario:

  1. Les da igual que lo mismo les da... No dan para más...

    ResponderEliminar

Comentarios moderados.