martes, 19 de junio de 2012

Suma y sigue en la falta de democracia en Cataluña


El 'Govern' de la Cataluña pujoliana y burguesa, ese que no tiene reparos en castigar a los usuarios de la sanidad mientras subvenciona a troche y moche cuanto proyecto identitario se le presente ante sus fanáticas narices nacionalistas, es el responsable directo de los frecuentes actos delictivos que se suceden en la región y quedan impunes. La norma es que use el desistimiento a la hora de ordenar a los mozos de escuadra (una policía política que considera a su servicio) que investiguen el quebrantamiento de la ley, muy especialmente cuando no interesa saber qué ha ocurrido. Veamos un par de casos:


La sede de Ciutadans en Gerona ha sido atacada por segunda vez en una semana, que es el tiempo que llevaba inaugurada. Pintadas insultantes con la firma de la 'estelada' (logo separatista usado a menudo por los 'escamots' radicales y en su día por el grupo terrorista Terra Lliure), roturas de cristales y algún destrozo interno es el lamentable resultado de sendas acciones vandálicas. Ningún partido político de la zona, para vergüenza de los que se dicen demócratas se ha pronunciado aún en un acto de condena a semejantes actos en contra de la libertad y la democracia.

En el municipio de San Pol de Mar sustraen por cuarta vez en pocos meses la bandera española. Durante los años zapaterinos no se ha expuesto la bandera nacional en los mástiles del ayuntamiento. Ahora que la nueva delegada del Gobierno en Cataluña se ha tomado en serio el cumplimiento de la ley de banderas, apercibiendo a los ayuntamientos rebeldes, todo apunta a que en San Pol, desde el propio consistorio, han resuelto practicar el paripé de colocarla y hacerla desaparecer a la primera ocasión. Así lo insinúa un concejal del PP en el propio ayuntamiento cuando afirma que "pese a los andamios que hay situados frente a la fachada del Consistorio por unas obras de rehabilitación que se están acometiendo, es evidente que es casi imposible que la bandera haya sido sustraída desde la calle, puesto que ahora los mástiles están colocados a una gran altura. Tengo el 100% de confianza en los funcionarios municipales, pero la lógica hace pensar que alguien con acceso a las dependencias del Ayuntamiento es quien lo ha hecho, alguien que tenga la llave del Ayuntamiento".

¿Por qué actúa así el gobierno de Artur Mas? La respuesta es de lo más sencilla: Le gusta que ocurran estas cosas y cree que favorecen a su opción política. Vamos, sectarismo puro. Cuanta menos España en Cataluña y más débiles sean los partidos que defiendan la idea de unidad nacional, como es el caso de Ciutadans, tanto mejor para los mezquinos pujolianos, interesados tan solo en lo diferencial y muy al margen de las libertades públicas.

Fuente de las noticias e imágenes: La Voz de Barcelona

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios moderados.