domingo, 30 de septiembre de 2012

El sueño de una noche de otoño

La imagen podría representar casi a la perfección una muestra del largo otoño que asolará Cataluña en el caso de que finalmente se impongan las tesis del nacionalismo separatista.

Alejo Vidal-Quadras es uno de esos políticos que todo Estado necesita si no quiere ver en permanente acto de felonía a los gobernantes de ciertas regiones. Raro es el artículo de Vidal-Quadras que no valga la pena de ser leído. En sus escritos, igual que en sus manifestaciones orales, ofrece siempre un diagnóstico claro sobre el nacionalismo (primer gran problema de España, muy por encima de la economía) y nunca deja de concluir apuntando a la solución adecuada. Hoy me permito reproducir aquí "El sueño de una noche de otoño", excelente análisis, una vez más, de la actitud desleal de ese nacionalismo catalán que a medida que acrecienta sus huestes va creando no poco repelús en el resto de España. Lean, lean, realmente vale la pena:

El sueño de una noche de otoño
El Presidente de la Generalidad de Cataluña lanza un desafío al Estado y anuncia que convocará un referendo de autodeterminación, aunque sea ilegal. Previamente organiza y promueve una manifestación multitudinaria en Barcelona a favor de la independencia con el fin de amedrentar al Gobierno central. Una vez creado un ambiente subversivo de exaltación separatista, convoca elecciones con el fin de utilizarlas como un plebiscito sobre su proyecto inconstitucional. Ante semejante actitud desleal, irresponsable, temeraria y contraria al ordenamiento vigente el Presidente del Gobierno de la Nación le convoca a La Moncloa para comunicarle que: a) El Gobierno hará cumplir la Constitución y las leyes en uso de su legítima autoridad democrática utilizando todos los medios de que dispone b) Si el Parlamento de Cataluña declara unilateralmente un Estado catalán independiente, la Cámara autonómica será disuelta y la Comunidad Autónoma intervenida de acuerdo con lo previsto en el artículo 155 de la Constitución c) Si los partidos nacionalistas sacan a su gente a la calle, que lo hagan porque de manifestarse no se come y ya se cansarán d) Si el Parlamento de Cataluña convoca un referendo de autodeterminación vulnerando la legalidad, el Gobierno central impedirá su celebración y seguidamente actuará como en el punto b) e) Si el Consejo Ejecutivo de la Generalidad no cambia de actitud no tendrá acceso al Fondo de Liquidez Autonómica y como la Administración catalana está quebrada no podrá atender a sus obligaciones, con lo que nos situamos en el punto b).
Tras esta clarificadora conversación con Artur Mas, el Presidente del Gobierno de la Nación se planta en Cataluña y convoca a lo más granado de la sociedad civil catalana a un encuentro en el que explica con rigurosos argumentos cuantitativos y cualitativos: 1) Que el expolio fiscal a Cataluña por parte del Estado es una patraña 2) Que una Cataluña independiente quedaría fuera de la Unión Europea para siempre 3) Que una Cataluña independiente se empobrecería material y culturalmente de manera considerable 4) Que el contenido de su entrevista con el Presidente de la Generalidad iba en serio y que está decidido a cumplir todos sus términos 5) Que si desean arruinarse son libres de hacerlo, pero que no cuenten con su colaboración.
De regreso a Madrid, el Presidente del Gobierno de la Nación, lanza un mensaje a todos los ciudadanos españoles en el primer canal de TVE en hora de máxima audiencia informándoles de que el Gobierno de Cataluña se ha alzado contra la Constitución poniendo en riesgo la unidad de España y deteriorando gravemente su posición internacional en esta época de crisis, lo que representa un acto de profunda deslealtad, de notoria irresponsabilidad y de ataque inaceptable al Estado de Derecho, por lo que les pide cierren filas con el Gobierno central para mantener la vigencia de nuestra Norma suprema y nuestra existencia como proyecto colectivo multisecular, del que depende nuestro bienestar y nuestra seguridad.
Durante la campaña electoral, el Presidente del Gobierno de la Nación se instala en Cataluña y la recorre incansable poniendo en claro la ilegalidad, la imprudencia y la letalidad de la propuesta independentista y llamando a los catalanes a sumarse a la gran empresa nacional española, garantía de su prosperidad, de sus derechos y libertades y de la superación de la crisis económica. En esta tarea es secundado con entusiasmo por todos sus ministros, por los Presidentes de Comunidades Autónomas del PP y por los Alcaldes de las grandes ciudades españolas asimismo de su partido.
Esta exhibición de firmeza, valentía, liderazgo y capacidad de convicción del Presidente del Gobierno de la Nación consigue un resultado electoral en el que el PP dobla sus escaños movilizando masivamente a todos los ciudadanos de Cataluña que desean seguir siendo españoles y no están por aventuras enloquecidas. La maniobra independentista queda abortada.
Suena el despertador.
Aleix Vidal-Quadas 27-9-2012



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios moderados.