domingo, 3 de febrero de 2013

El PP ante dos posibles salidas a la grave crisis de corrupción

Negarlo todo parece ser la respuesta pueril de un PP acorralado por sus complejos.

La primera salida, que no es tal y si se adopta dejará un poso de perplejidad entre los simpatizantes del PP, consiste en actuar a lo Bart Simpson cuando sus padres le reprenden la trastada, pongamos la rotura de un jarrón, y el muchacho contesta siempre con la misma muletilla: "Yo no he sido, yo no he sido, esto siempre ha estado así". Bien, pues más o menos es como se está comportando Mariano Rajoy, a lo Bart Simpson. No digo que este hombre esté "pringao" según se desprende de la contabilidad "B" del sinvergüenza de Bárcenas, pero tiene toda la apariencia y además incurre en la necesidad de aclarar a fondo el tema.

Desmentir algo así no le resultará nada fácil a un partido inconsciente de la enorme fortaleza que posee en casi toda España, o ha poseído, puesto que la última encuesta le da una bajada de más de 50 diputados en menos de un año, fortaleza que ha desaprovechado para comenzar a regenerar en serio la vida pública, comenzando por la separación de poderes en paralelo al arreglo de una economía cuyos principales afectados puede que sean los bancos, pero lo somos mucho más los españoles de clase media y baja. Las autonomías desorbitas y derrochonas (a la par que corruptas), por el momento quedan a salvo si es el pusilánime Rajoy el que debe desactivarlas. Así, pues, un "Cero" como una casa en la nota de la asignatura de coraje.

No, no le resultará fácil, repito, especialmente porque la izquierda es una gran maestra del agit-prop y nunca dejará de cercar las sedes del PP en los días y horarios más o menos eficaces para sus intereses propagandísticos. Y además lo hará hasta las siguientes generales. Incluso, según se acerque la fecha de esas elecciones, el progrerío se echará a las calles (a poder ser grandes avenidas) en unas manifestaciones orgiásticas y pancarteras a las que se sumarán los sindicalistas, los titiriteros, los estudiantes poco estudiosos aunque revoltosos y muchos de esos otros elementos antisistema que ya han comenzado por ocupar las calles Génova en Madrid o Urgel en Barcelona. De modo que el "yo no he sido" supone una salida eficaz pero no para la ejecutiva del PP y mucho menos para la estabilidad institucional de España, sino para una oposición adormecida hasta ahora cuyo grado de corrupción centuplica al de los populares, sin que la derecha haya sabido nunca sacar la rentabilidad pertinente y fiándolo todo a un criterio del electorado que a las primeras de cambio, debidamente mezclado y agitado, se le está volviendo en contra.

La segunda salida del PP, que esta sí es salida y de lo más sugestiva para los que en los últimos tiempos habíamos votado a ese partido, hay quien la explica mucho mejor de como yo lo haría. La propone Alejo Vidal-Quadras en su blog y obligado es dar paso a su texto:

En el caso de perplejidad, que decida el conjunto de los militantes. Nada más democrático.
Congreso extraordinario

Hay que devolver el ánimo a una sociedad sumida en la frustración.

"Transcurrido un año de Gobierno del PP, España se encuentra en un callejón sin aparente salida. No hay perspectivas de crecimiento económico a medio plazo, el paro ha alcanzado los seis millones, un Estado hipertrofiado, disfuncional, ineficiente e insostenible sigue sin reformar, los terroristas se mofan de sus víctimas desde las instituciones vascas, Bruselas nos trata con la displicencia que merece el alumno retrasado, la Corona se tambalea, la ofensiva independentista catalana se exhibe rampante sin que nadie le ponga freno, el consenso socialdemócrata hace pardos a todos los gatos y la corrupción ha ido creciendo hasta ser estructural. Semejante panorama augura un final traumático del sistema que corre el peligro de descontrolarse para desembocar en un resultado impredecible.

Por consiguiente, es la hora de aplicar remedios urgentes y poderosos que nos salven en el borde mismo del precipicio. En el caso de la primera fuerza política del país, procede la convocatoria de un congreso extraordinario abierto, del estilo del último celebrado en Baleares, en el que todos los militantes puedan votar a la nueva dirección y participar en la definición de una estrategia y unas líneas de acción que afronten con decisión los problemas enquistados por el tiempo y los intereses parciales. La parálisis es tal y la sensación de impotencia que se transmite tan desalentadora que solamente un movimiento valiente y auténticamente fortalecedor puede devolver el ánimo a una sociedad y a unas bases electorales sumidas en la frustración y la indignación. En esta asamblea, que sería a la vez renovadora y refundadora, podrían presentar sus opciones las distintas personas y grupos que tienen un proyecto claro en la cabeza con el fin de zafar a la organización del presente marasmo de burocratismo y pasividad".  

Fuente del texto de Vidal-Quadras: La Gaceta

8 comentarios:

  1. Totalmente de acurdo con los dos. Así no se puede seguir o a Mariano se le pondra cara de Rubalcaba y sera totalmente cierto lo del ppoe o ppsoe.
    Un saludito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si te interpreto bien: Los apocados como Mariano, al no atreverse a darles la palabra a los afiliados en un Congreso extraordinario, acaban emparentados con los tramposos como Rubalfaisán.
      Un saludo cordial.

      Eliminar
  2. Anónimo19:56


    Si el hombre lo niega, sólo queda esperar que aparezcan las pruebas.

    Pero es muy sospechoso que el gobierno no deje caer su poder judical contra el periódico, de modo que a esperar las pruebas.

    Un congreso extraordinario no va a resolver nada. Los peperos son unos mericomplejines, no tienen la dignidad suficiente para decir y hacer lo que la decencia obliga. Si hubiera alguno, habría salido al minuto de concocerse lo de los sobres para decir que si eso fuera cierto el se marchaba del partido.

    Dado que el sistema está muerto lo que procede es elaborar una constitución democrática que se forman gobiernos decentes.

    Este enlace nos recuerda cosas. Lo de los sobres es una indecencia y si es cierto, los perceptores y los mudos son unos sinvergüenzas que deberían irse independientemente que otros lo hayan practicado, que lo único que indica es que tambien son unos sinvergüenzas.

    https://pbs.twimg.com/media/BCHYavDCUAEANKv.jpg:large

    Por tanto ni un congreso, ni unas elecciones van a solucionar la corrupción ni van a resucitar a un régimen cadaver.

    Pacococo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo veo todo negro, pero me da la impresión de que tú lo ves negro oscuro. Ya me dirás cómo puede cambiarse la constitución sin que previamente se hayan refundado y regenerado los actuales partidos y se produzcan elecciones constituyentes. ¿O es que ha de ser el pueblo quien la cambie en plan revolucionario? Francamente, no tengo nada clara tu respuesta.

      Eliminar
  3. Amig@ Pedro, buen post. Ahora bien, yo no me hubiera atrevido a cuantificar las corrupciones de unos y otros de forma relativa. ¿Centuplicar?. Me parece exagerado y con poca base

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Adan. Centuplicar no es más que un término alegórico que pretende resaltar la desproporción de corruptelas entre ambos partidos, mucho mayor en el PSOE, claro. En todo caso, a fin de darte gusto, ¿te parece bien la proporción de cinco a uno? ¿De tres a uno? Tú dirás.

      Eliminar
  4. ¿Dimitir?
    ¿Ese verbo existe? ¿Lo conocen los políticos españoles?
    ¿Van a dimitir muchos peperos?
    ¿Dimitieron muchos por el escándalo ERE?
    ¿Dimite algún nacionalista a pesar de incumplir manifiestamente la legalidad?
    ¿Etc?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, me temo que el verbo es de origen poco menos que desconocido, porque hasta ahora, con mu contadas excepciones, a los que han dimitido en realidad los han echado.

      Eliminar

Comentarios moderados.