lunes, 4 de febrero de 2013

Rajoy debe dimitir por pardillo o el PSOE sí paga traidores


A ver si de una puñetera vez es cierto lo del "Compromiso con España" y entre todos comenzamos a regenerar nuestra patria, que buena falta le hace. 
Lo de Luis Bárcenas respecto al PP, a poco que uno medite puede llegar a la conclusión de que es la clásica operación de un ladrón que se ha enriquecido a costa de llevar a España a una de las crisis políticas más graves de su historia, eso sí, ganada a pulso por una derecha pusilánime que se ha mostrado incapaz de atajar a semejante rufián. Los del PSOE, que saben de sobras lo que ha ocurrido —puesto que a buen seguro que comparten la información con el diario El País y con el propio Bárcenas— y en consecuencia no desconocen que el responsable exclusivo de la crisis es un hijo de puta que ostentó el cargo de tesorero del PP, en lugar de darle a la situación el tratamiento adecuado, como sería indicarle a Rajoy que su condición de pardillo le impide seguir al frente del Gobierno de España (donde es precisa la intuición y el uso anexo del coraje), están azuzando a las fieras para que se concentren en Génova y acusen de ladrones a los de la Ejecutiva pepera en pleno.

O para entendernos mejor, en lugar de decirle a Mariano: "Tienes que dimitir porque quien no sabe controlar los ingresos de su partido político, ni llevar a los tribunales a quien ha asaltado sus arcas, es incapaz de dirigir el Gobierno de España como Dios manda", Rubalcaba ha preferido decirle que se vaya por corrupto y que, de paso, ponga en la calle a todos los que figuren en los documentos publicados, desde la "A" a la "Z", sea cierto o no lo que se refleje en ellos. Es decir, que no se salve ninguno de la Ejecutiva y que todos se larguen a su casa por chorizos, dando por cierta la virtualidad de una documentación que no es que huela a apócrifa sino a falsificación ramplona, de a perra gorda. De modo que lo de la izquierda es otro hijoputismo propio de quienes, como en el caso de Rubalcaba, solamente saben acceder al poder, o mantenerlo, mediante el alboroto callejero en contra de la derecha.

¿Qué ha ganado Bárcenas al filtrar una especie de contabilidad elaborada de memoria, a bulto, totalmente a capricho, con unos datos ciertos y otros falsos a rabiar, en cualquier caso indistinguibles los unos de los otros y anotados en un par de mañanas a lo sumo? Sencillo: Un verdadero río revuelto donde los pescadores de gangas inmundas, como él, tienen más fácil la huida, de momento a Francia, y desde luego el pacto a posteriori: sea con el actual Gobierno en forma de indulto, que llegado el caso no querrá una nueva remesa de papeles tan falsos como comprometedores, sea con un gobierno de izquierdas que le mostrará su gratitud eterna. Y es que el PSOE sí paga traidores.

Pongamos un ejemplo de lo dicho: Se sabe de sobras que los partidos políticos recibían donaciones anónimas hasta que cambió la ley, algunas de esas donaciones procedían de particulares, pero las más jugosas llegaban de las empresas. A partir de ahí, los partidos utilizaban esos fondos en unos gastos relacionados casi siempre con los muy costosos actos electorales o en fijarles una gratificación razonable a los que había dedicado buena parte de su tiempo al partido y apenas percibían otros ingresos. Tal podría ser el caso de unos cuantos militantes del PP en el País Vasco, muchos de ellos sin haber logrado escaño ni contar con sueldo alguno, pero con alta dedicación en territorio hostil y en consecuencia con su vida amenazada. Bien, pues esas partidas son las reflejadas en la contabilidad oficial del PP y se pagaron con el 25% de las donaciones recibidas. ¿Adónde fue a parar el otro 75% del dinero? Fácil, a las cuentas de Bárcenas en Suiza y otros paraísos fiscales. El caso de la Constructora Hispánica es de lo más paradigmático: Bárcenas le cobró 600.000 € al constructor, anotó 144.000 al PP, cantidad destinada a los gastos descritos, y se metió 456.000 a la buchaca. Y así, como es lógico, con casi todas las donaciones durante años y años. Si no de qué los 22 millones de la cuenta suiza, más lo que tenga en otros sitios. En pocas palabras, Mariano Rajoy ha dirigido el Partido Popular desde hace casi 10 años, durante buena parte de los cuales ha actuado Bárcenas con la mayor de las infidelidades (y no pocas facilidades) y ha acumulado millones fuera de España: Un puto ratero, vamos.

A estas alturas, con independencia de que Rajoy lleve una política más o menos acertada en algunas áreas (desacertada para muchos de los que criticamos su forma de sangrar al pueblo), ¿no correspondería pedirle que dimita como consecuencia de haber sido un pardillo y un inútil durante tantos años? ¡Pues eso: Mariano, convoca un Congreso extraordinario, nombra una Comisión gestora ajena a tu ejecutiva, para que administre el congreso y le dé la voz a los militantes, como sucedió en Baleares y al contrario que en Valencia, y vete a tu casa tan pronto como el partido haya decidido quién debe relevarte al frente del Gobierno! ¡A ver si de una puñetera vez es cierto lo del "compromiso con España" y comenzáis a regenerar nuestra patria, que buena falta le hace!

7 comentarios:

  1. Pedro, estoy plenamente de acuerdo con todo lo que dices salvo con lo de los papeles "inventados". Se sabe que el Bárcenas desde el primer día que entró en AP, como administrativo, iba acumulando papeles comprometores en CAJAS de cartón de zapatos, y los escondía como garantía para que no lo echaran mientras acumulaba una fortuna. Y apuntaba todo durante años y años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy probable que sea como tú dices. Ahora bien, ¿se sabe o se dice? Por otra parte, como se explica que todos los apuntes que se muestran, correspondientes a varios años, lleven el mismo tipo de letra, la misma tinta e intensidad en el trazo y se mezclen datos ciertos, como el préstamo del presidente del Senado, con otros que son cuanto menos dudosos. No, amigo mío, aquí se ve la mano de un canalla que no ha dudado en preparar carnaza.

      Eliminar
  2. Anónimo20:08


    En efecto, ni por sinvergüenza ni por bobo, cualquiera de las dos descalifica a alguien que mande.

    Lo extraño es que no haya caido todo el peso de la ley, dado que es el presidente el que está en entredicho, sobre el periódico y sobre el resto de los calumniadores, si es que los hay y ya hace cerca de una semana que se publicó el asunto.

    Pero dimite el presidente y ponen al señor ministro de justicia en su lugar, pues al parecer no hay otro. Todos ganaríamos mucho. No tendríamos ninguna excusa para no irnos a Alemania.

    Ya hay voces que piden un gobierno provisional y una nueva constitución.

    Pacococo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "No tendríamos ninguna excusa para no irnos a Alemania". ¿Y convertirnos allí en los nuevos turcos? Je, je. Amigo mío, prefiero agarrarme el dicho popular: Todo es susceptible de empeorar hasta que alguien da un puñetazo sobre la mesa. Ya me entiendes.

      Eliminar
  3. Si señor, completamente de acuerdo.

    ResponderEliminar
  4. Papeles falsos y manipulados que mezclan a culpables con inocentes. Pero Bárcenas tiene algo, de lo contrario no se explica semejante chapuza y ojo, con fotocoipas para disimular.

    Rajoy debe abrir un Congreso Constituyente y dejar hablar a la militancia, si no lo hace por los españoles que lo haga por su partido, pero es la única salida honrosa que le queda. Un presidente susceptible al chantaje de un golfo es lo último que necesitamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta frase tuya resume de un modo brillante lo que a mi juicio está ocurriendo en España: "Un presidente susceptible al chantaje de un golfo es lo último que necesitamos".

      Eliminar

Comentarios moderados.