viernes, 17 de julio de 2015

El confort de CiU frente a la sumisión del PP catalán

De motejarles hoy en día, a uno deberíamos llamarle 'el traidor en jefe' y a la otra 'la tonta del bote' 
En CiU, esa coalición polí­tica padre y madre del nacionalismo catalán desde la Transición hasta Dios sabe cuándo, a pesar de no contar con mayoría absoluta en el parlamento de Cataluña dicen de sí­ mismos que viven en el confort respecto a lo que denominan acuerdos de geometrí­a variable: Para los temas económicos, con el PP; para los temas identitarios y nacionalistas, con ERC; y para los temas 'sociales', por llamarlos de alguna manera, con el PSC. Todo de lo más sencillo y punto en boca.

Y a ver quién es el guapo que junta a las tres formaciones citadas para castigar la soberbia de los convergentes. Serí­a imposible incluso si se pusieran de acuerdo, puesto que juntos PSC+PP+ERC solo suman 56 diputados frente a los 62 de CiU. Es decir, además habría que contar con los 10 escaños de los comunistas de Joan Herrera para alcanzar los votos necesarios y darle algún susto menor a Artur Mas. Digo susto menor, porque si se tratara realmente de jugarse el gobierno entonces los de CiU aún dispondrían de la opción Laporta, polí­tico igualmente de geometrí­a variable que dispone de 4 diputados que podrí­a ceder a un buen precio, siempre que sea un grupo nacional-separatista el que le haga la propuesta de cesión, por supuesto.
Ante semejante situación, lo raro es que la Sánchez Camacho insista de ese modo en pactar con CiU y entrar en el gobierno de Mas, máxime si se tiene en cuenta que al convergente ya le ha dado respaldo en los presupuestos y debería de ser consciente que hasta el año que viene apenas tiene nada que ofrecerle. Pues no, erre que erre en querer alcanzar un acuerdo de gobierno parecido al de la Diputación de Barcelona o el Ayuntamiento, lo que quizá determinase la pesca de alguna consejerí­a para sí­ o para alguno de los suyos.
Sánchez Camacho comienza a parecerse a Durán Lleida, ese individuo que sabe lo poco que tiene que rascar ante la mayoría absoluta de Mariano Rajoy y aun así­ el muy cuco exige lo suyo (concierto económico) a cambio de que no haya un choque de trenes. Solo que Alicia parece ofrecerse gratis total mientras Artur va poniéndole cara de póquer y le responde a la pepera aludiendo al confort en el que vive. Confieso humildemente que no soy capaz de entender la actitud de ciertos políticos, especialmente si aspiran insistentemente a pactar con un gobierno nacionalista que incumple con descaro la ley y encima se pasa por el forro unas cuantas sentencias de diversos tribunales que afectan a temas de la máxima gravedad.
Artículo revisado, elaborado el 26 de diciembre de 2011 y publicado en Batiburrillo de Red Liberal
PD: Estos días se está cuestionando a la Sánchez Camacho como candidata del PP a las autonómicas. Me hago cruces de que se cuestione solo estos días, la realidad que cualquiera puede ver es que esa señora, por inepta, empalagosa y afecta de verborrea debería estar fuera de la ejecutiva del partido en Cataluña: Como mucho, militante de base y concejal en alguna población pequeña. No da para más. Claro que si el tema depende de Rajoy, entonces se solucionará por sí mismo con la desaparición del PP catalán junto a la pérdida de las generales del propio Marianico. ¡Y todo el mundo a su casa y a empezar de nuevo! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios moderados.