sábado, 18 de julio de 2015

Quien a imperativo legal mata, a imperativo legal debe morir

Los siete diputados de Amaiur en la actual Legislatura. Finalmente no se les concedió grupo propio al no haber alcanzado el porcentaje de votos necesario. Por imperativo legal: ¡Dos piedras!
Los de Amaiur querían grupo propio en el Congreso y disfrutar así de la asignación extra que corresponde a cada grupo parlamentario. La respuesta vino a ser esta: A los de Amaiur ni un duro de más, que lo desvían a sus jefes de la ETA para que lo derrochen en balas y bombas lapa. Con independencia de la pasta, no creo en absoluto que hubiese sido bueno concederles dicho grupo parlamentario propio. Hay otra razón de mucho peso: el acceso a la Comisión de Secretos Oficiales, que esa gentuza no debe ni olerla. Simplemente, en esa comisión se debate a menudo no pocas cuestiones que tienen que ver directamente con el terrorismo etarra. Y sería de pardillos dejarles meter la cabeza en lo que tanto les afecta. Vamos, que nos las hubiéramos habido ante un plagio de la operación Faisán, en este caso legalizado y al más puro estilo socialista.
Podría decirse que UPyD se encontraba en una situación parecida y todo apuntaba a que sí lograría su propio grupo. Pero no, no es así ni de lejos. UPyD es un partido democrático que se muestra respetuoso con la Constitución española y con la unidad de España. Lo contrario que Amaiur, que son un grupo de fulanos defensores de la ideología totalitaria propugnada por la banda de asesinos, a la que sirven babeantes (hasta siete veces se ha negado el portavoz a condenar la violencia etarra), y además se ofrecen como descarado soporte político de ese independentismo ansioso de llegar a la ruptura de la Nación española, sea al precio que sea siempre y cuando la nuca que peligre se corresponda con la del vecino no separatista. Por tal razón, si estos estalinistas y defensores de la violencia o la extorsión han prometido sus cargos por imperativo legal, que sea la reglamentación del Congreso, aplicándola en su literalidad, la que les fije a ellos el imperativo. ¿No?
Artículo revisado, publicado originalmente el 15 de diciembre de 2011 en Batiburrillo de RedLiberal
PD: El submundo etarra de Bildu (que es lo mismo que Amaiur) ha mantenido su despliegue político durante estos años y ahora gobierna nada menos que en Pamplona. Lo hace con el apoyo de los comunistas de Podemos (integrados en Aranzadi) y de sus primos los comunistas de Izquierda Unida. ¡Menuda tropa! Todos ellos han prometido acatar la Constitución española por "imperativo legal". En cuanto al gobierno de la Comunidad foral, digamos que la muy sectaria Barcos (lo de Barkos es un camelo destinado a los maketos) les ha concedido la cartera de Interior. Que Dios pille confesados a cuantos discrepen de los bildutarras, y más ahora que tendrán el control directo de la policía foral. O si no al tiempo. Y digo yo, ¿no afirmó el Supremo que estos tipos de Bildu eran lo mismo que si fuesen etarras? El Constitucional no lo entendió así, pero... ¿no dijo Rajoy que acumularía nuevas pruebas para ilegalizarlos? Me consta que el Gobierno hace tiempo que ha recibido el material necesario para una ilegalización sobrevenida, de acuerdo con la Ley. ¿Qué ha impedido ilegalizarlos? ¿Nos hallamos aquí ante otro caso de apatía absoluta de Mariano Rajoy? ¿Cobardía, tal vez? Será cuestión de tomar nota de cara a las generales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios moderados.