viernes, 14 de agosto de 2015

Enemigos públicos

Cuando algún indivíduo o grupo de ellos hace un daño excesivo a una sociedad, entonces suele llamársele enemigo público. Tal es el caso de la caterva de políticos nacionalistas que hemos padecido desde la Transición para acá, y de unos cuantos izquierdistas que en no pocas ocasiones han marchado al rebufo de los primeros, especialmente de esa cosa abstracta denominada PSC (la C en negrita), cuya indefinición ideológica ha castigado casi siempre a sus votantes, que no pedían nacionalismo.

Hoy he leído un articulo del catalán Juan Carlos Girauta, bastante bueno como todos los suyos, que alude a lo que es sentirse catalán y en el que expone la definición clásica: “Todo el que vive y trabaja en Cataluña y que, además, tiene voluntad de serlo”. Pues bien, hay un grupo de catalanes, cada vez más numeroso, que tienen voluntad de serlo (de hecho nunca han perdido esa voluntad ni es algo sobrevenido) y no viven ni trabajan en Cataluña a consecuencia principalmente de dos motivos: 1. Porque se ganan bien la vida en otras regiones españolas, algo que cada vez será más difícil a la inversa. 2. Porque están hartos de un ambiente tan claustrofóbico como el que se respira en un territorio envuelto en nacionalismo por tierra, mar y aire, y han preferido marcharse de allí para oxigenar un poco los pulmones y la mente.


Tres cuartos de lo mismo sucede en el País Vasco, sólo que en esta otra comunidad no es suficiente tener la voluntad de ser vasco, hay que contar con “errehaches” y otros factores a favor de uno, mejor dicho, a favor de los que mandan. En cualquiera de los dos casos, el catalán o el vasco, se valore más el Rh o menos, lo cierto es que los denominados emigrantes (que manda narices llamar emigrante al ciudadano que se mueve dentro de su patria) no parece que estén destinados a ocupar nunca uno de esos puestos políticos que deciden o cuentan en el Gobierno de la región. De donde se deduce que el “emigrante” figura de relleno, un relleno que, según cita Girauta, en Cataluña es nada menos que de cuatro millones de personas, es decir, que la población de Cataluña sería de menos de tres millones si no se hubieran producido las grandes “migraciones” del siglo XX. En el caso vasco, es probable que su actual población no sobrepasara el millón de personas si se descontara igualmente el trasvase humano procedente de otras regiones.

Qué conclusión puede extraerse de los datos que ofrece el Centro de Estudios Demográficos de Cataluña, organismo que cita Girauta. Para mí, la principal conclusión es que el adoctrinamiento ha debido ser de lo más feroz en estos últimos 25 años, 23 de ellos de pujolismo. Tan es así, que de otro modo no se explicaría que dos tercios de la población de origen no catalán den como resultado en las elecciones autonómicas un 85% de nacionalismo. Se dirá lo que se quiera de Pujol, y más ahora que teóricamente se ha retirado de la política, pero eso de que ayudó a la gobernabilidad y que tenía sentido de Estado es tan falso como un duro sevillano.

Pujol fue, y es, un aprovechado que lo único que le importaba era no perder la capacidad de “educar” a la población catalana para adoctrinarla. Ojo, que el adoctrinamiento ha sido tan bueno, sobre todo en los colegios, que muchos de los adoctrinados no son conscientes de ello y lo niegan, e incluso alguno se ofende si entras en detalles.

En cuanto a Pujol, ahora sabemos que mientras estuvo haciendo esa labor de adoctrinamiento se enriquecía lujuriosamente: él y toda su numerosa parentela. Espero que la Historia juzgue a este hombre como se merece, como un traidor a la idea de España, un pésimo catalán y un delincuente. Por mi parte, yo le considero el enemigo público número uno de la convivencia entre los españoles. Claro que el número dos probablemente sea Arzallus, otra joya.

Artículo revisado, insertado inicialmente el 8 de septiembre de 2004 en Batiburrillo de Red Liberal
PD: Dentro de poco hay elecciones en Cataluña y mucho de lo que se dice en el artículo se sigue dando allí. Ahora el peor enemigo de los catalanes no es Pujol, que ha pegado un bajón respecto al ordeno y mando de hace poco. No, ahora el que lleva la iniciativa es Arturo Mas, convertido a la radicalidad separatista por no se sabe qué razón. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios moderados.