sábado, 8 de agosto de 2015

Guerra de civilizaciones

Un comando de soldados españoles recupera el islote de Perejil, la fuerza marroquí que lo había ocupado fue expulsada a Marruecos y a sus miembros se les dio la condición de "emigrantes ilegales".

De un tiempo para acá se oye a menudo que vamos a adentrarnos en una guerra de civilizaciones. Las guerras, salvo contadas singularidades, por lo que yo conozco comienzan siempre con escaramuzas o movimientos de tanteo que intentan descubrir las fuerzas del adversario y, sobre todo, cuál es su disposición anímica para usarlas y afrontar los posibles ataques.

Un caso típico de tanteo podría ser el de la invasión de la isla Perejil por parte de Marruecos. Si el gobierno de España no hubiera reaccionado con determinación para defender la isla, probablemente a estas alturas no sólo habría caído Perejil sino que los marroquíes se estarían bañando en las playas de Ceuta y Melilla. De Canarias no hablo porque no hay color, la flota española, mirando al tendido, sería capaz de hundir de una tacada a esas tres o cuatro corbetas que los marroquíes poseen. Por cierto, todas ella vendidas en la época de Felipe González. En la actualidad creo que también cuentan con una fragata construida en Francia.


Aquí, en la península, es posible que hubiésemos tenido que alojar a más de cien mil refugiados procedentes de ambas ciudades españolas, y además se habrían producido incontables altercados contra la colonia de trabajadores magrebíes, gente cuya inocencia correría pareja al espíritu pendenciero de su Comendador de los Creyentes, que es como denominan al rey en Marruecos. En mi opinión, el asunto de Perejil fue muy bien llevado por el gobierno de Aznar. Y no sólo eso, sino que se aseguró la tutela del Imperio USA hasta la llegada socialista al poder. Ya veremos si con Zapatero, para ahorrarnos una treintena de muertos en Iraq, no habrá que multiplicar por mil esa cifra algún día.

Naturalmente, si el asalta a las ciudades autónomas se hubiera producido en la era Aznar, los muertos marroquíes quizá hubiesen ascendido a varios centenares o incluso a miles, porque las guarniciones de Ceuta y Melilla, con el Partido Popular en el Gobierno, no habrían actuado según los cánones de la espantadiza retirada de Iraq ordenada por Zapatero. Y aunque es probable que las fuerzas atacantes, con población civil al frente (a lo marcha verde), hubiesen acabado por ocupar nuestros territorios en África, no es menos probable que lo hubieran conseguido a costa de derramar mucha sangre.

Lo que ocurre es que la sangre derramada por los súbditos de ciertos tiranos —sobre todo de aquellos que para no mancharse el sedoso caftán tardan días y días en llegar a las zonas devastadas por los terremotos— tiene el mismo valor que la democracia en sus países: Cero absoluto. Repitámoslo, el tirano suele conceder cero valor a la sangre derramada de su pueblo y a la pérdida de vidas humanas, como está más que acreditado cada vez que arroja a sus seres no queridos al interior de las pateras.

Cuando un estado que es democrático y libre, como es España, contiende o disputa contra el mayoral de un cortijo, como es Marruecos, no puede hablarse en absoluto de guerra de civilizaciones por mucho que el país agresor cumpla con la acepción segunda del DRAE: “Conjunto de ideas, creencias religiosas, costumbres, etc.”

Igual que sucede al comparar España con Marruecos, que advertimos enseguida que un país es civilizado y el otro no lo es, así ocurre al confrontar la idea de Occidente con el submundo islámico: De inmediato se ve con claridad que una de las dos zonas del planeta es avanzada, Occidente, y la otra, por muy populosa y extensa que sea, permanece constreñida a costumbres e ideas opresoras. Luego la guerra de civilizaciones, también en este caso, es un término de lo más desafortunado para definir ataques del tipo 11-S y 11-M. No puede haber enfrentamiento entre civilizaciones cuando sólo hay una de ellas. Los ataques, simplemente, fueron atentados islamistas, sin más.

Por otra parte, el terrorismo no deja de ser un método cobarde y fanático para conseguir un fin perverso: La renuncia de responsabilidades sobre un territorio o sobre un bien, llámese País Vasco, llámese Iraq, llámense campos petrolíferos o yacimientos de fosfatos. La del terrorismo es, pues, una táctica depravada tan antigua como el mundo y se seguirá usando mientras ocasionalmente dé algún resultado, como lo dio en ese Afganistán de los talibanes que logró expulsar a la antigua URSS y que a menudo diezmó a un ejercito soviético desmoralizado y mal abastecido, eso sí, poco dispuesto a afrontar la sangría permanente en plena perestroika y glasnost.

Pero el 11-S no fue ni una batalla ni el inicio de una guerra, sino claramente el "Perejil" americano, es decir, una acción de tanteo perpetrada por ese islamismo envalentonado con la retirada soviética en la década anterior que avisaba a los Estados Unidos de que era su turno y, en consecuencia, debía comenzar a replegarse de los lugares que el fanatizado islam considera de su exclusiva propiedad. La respuesta norteamericana, además de merecida por los talibanes, sin duda fue la contraria a la que esperaban los fanáticos del terror. Quizá si lo hubiesen intentado en la época de Carter, ese endeble presidente casi socialista que, además de crear un 20% de inflación y alto nivel de desempleo, salió huyendo de todas partes y su mayor logro lo consiguió mediante el boicot a la Olimpiada de Moscú del año 1980.

No deja de ser curioso, sin embargo, que tras el terror se esconda casi siempre la mano de uno o varios estados que lo fomentan o amparan, o en el caso de España de algún gobierno territorial. Es sustancial y coincidente, asimismo, que la filosofía política y los fines de esos estados o gobiernos se asemeje una enormidad a la reivindicación terrorista. Vemos cómo al-Qaida reivindica con puntos y comas la política wahhabita de Arabia, que consiste en la aplicación rigurosa de la Sharia en todo el Islam. El matiz diferenciador es que al-Qaida, además, pide por elevación la destrucción de Occidente, algo que el gobierno saudita también desea pero que no se atreve a pedir aunque sí a financiar.

Del mismo modo, comprobamos cómo ETA exige sin pelos en la lengua lo que la coalición gobernante en el País Vasco ansía conseguir basándose en subterfugios y mentiras: La independencia, porque no hay nacionalismo que no persiga tal fin. No existen nacionalismos que puedan definirse mediante diversos grados de moderación, sino mediante diversos grados de hipocresía o doblez.

ETA aterroriza y habla claro para lograr sus propósitos, el Tripartito vasco juega al engaño de la ausencia de violencia para lograr el mismo resultado. Tras la ETA, existe todo un submundo de complicidad y amparo en los ayuntamientos e instituciones del País Vasco. Tras las células de al-Qaida se da esa misma complicidad o amparo en la inmensa mayoría de los países islámicos o las colonias de musulmanes en Europa. Es una relación simbiótica de mutuo beneficio, no exenta de temor hacia la facción violenta o brazo armado de quien asegura ser el islam justiciero o el vindicador de Euskal Herria.

Como conclusión, baste decir que en los tres niveles de terror o de actuación belicista que afectan a España (País Vasco, Marruecos y terrorismo islámico) no cabe hablar de guerra de civilizaciones, sino de intereses espurios de grupos fanatizados o, como también se ha dicho, de los caprichos de un mayoral de cortijo. Todos creen que al aterrorizar a los votantes pueden influir en el color del gobierno o en conseguir que se renuncie a la defensa de ciertas posiciones.

En España lo han logrado, poniendo al pueblo a la altura de los talibanes, gracias a una izquierda marrullera, rencorosa y acomplejada que codiciaba con verdadera desesperación la vuelta al poder y que careció de cualquier clase de escrúpulos para lograrlo. No se sabe si el siguiente paso será la voladura de los budas de la fe cristiana, las catedrales, lo que sí sabemos es que el islam pakistaní, con la anuencia de ese tripartito que gobierna en Cataluña y en la Ciudad Condal, ha comenzado a orinarse en las pilas bautismales.

Un estado moderno y libre como es España, tanto si está en manos de la izquierda como de los populares, jamás debería considerar que la solución se obtiene al desistir ante sus enemigos, sino que está obligado a contemplar el uso de la firmeza en el nivel que sea preciso.

Artículo revisado, insertado inicialmente el 8 de junio de 2004 en Batiburrillo de Red Liberal


PD: Lo último en guerra de "civilizaciones" parece ser ese Estado Islámico que está practicando el terror entre Siria e Iraq y que no deja de cometer canalladas un día tras otro. Y lo hace mientras va ocupando nuevos territorios y asesinando a su habitantes. ¿A qué espera Occidente para detener semejante genocidio?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios moderados.