miércoles, 9 de septiembre de 2015

Gente más moliente* que corriente (Divertimento) (389)

De izquierda a derecha: El Uno y el Dos
Me resisto a creer que España acabe rota o deshilachada como consecuencia de la triste actuación de un bobo (Dos) rodeado de sabandijas, las más de ellas separatistas. Un bobo sobre el que existe, además, todo un poder moderador (Uno) que no modera nada y se mantiene en una feliz pasividad dinástica.

El moderador

Tiempo atrás, sobre el año 81, el entonces inexperto y dicen que casi menesteroso moderador (Uno) se asomó a las pantallas de nuestros hogares y nos informó de las instrucciones taxativas que había impartido a las distintas capitanías y acuartelamientos. Cuentan, incluso, que tras el mensaje ante las cámaras aseguró a sus allegados que él sólo se iría de España con los pies por delante, lo que fue una forma de indicarles que aún permanecía con los bolsillos vacíos.


 Han pasado casi 25 años y el moderador (Uno) ha hecho su capitalito, si es que debemos dar pábulo a las malas lenguas. La revista EuroBusiness, en su número de febrero de 2003, situó al moderador en el puesto 112 de los hombres más ricos de Europa, atribuyéndole un patrimonio de 1.700 millones de euros. Sí, de acuerdo en que son muchas las bocas que hay que mantener y la “irrisoria” fortuna no le durará siempre a una familia tan prolífica, pero si tenemos en cuenta que los hijos ya los tiene creciditos y colocados en la vida civil (salvo el mocetón) y que siempre habrá un sultán oriental o un banquero europeo que les ofrezca raciones extras de sal y asiento a la lumbre, lo de salir con los pies por delante podría transformarse a no mucho tardar en poner pies en polvorosa. Mejor dicho, pies en zona ajardinada con césped bien regado, puesto que en el patrimonio del moderador la citada revista describe “fincas desparramadas por Europa, colecciones de arte y vastas propiedades de todo tipo”. Y así cualquiera dice aquello de “para lo que me queda en el convento...”

El bobo

Vayamos ahora por el bobo, también conocido como el listillo. Lo primero que debería destacarse de él es la sensación penosa que nos ofrece a algunos de estar sometido al control férreo del Comité Sindical de La Moncloa: Horario de oficina con jornada intensiva de lunes a viernes, más sus vacaciones anuales y días por asuntos propios como corresponden a todo funcionario que se precie. Que para eso están los convenios, ¡leñe! Y el DOS tiene que dar ejemplo.

Si uno tiene la suficiente habilidad para buscar en la Red, hallará innumerables páginas que nos describen hasta el más ligero pensamiento de cualquiera de nuestros políticos. Debo confesar que estoy asustado, no sé hasta dónde vamos a llegar con esto de Internet. Hoy he topado con una de esas páginas y el resultado ha sido este que copio y pego; eso sí, siento no poner el enlace completo por cuestiones técnicas (hay tres subdominios). Bueno, en realidad no lo pongo para evitar que me acusen de plagio, pero que conste que la página empezaba así: 
www.bobilandia/veteasaber/ostraspedrin/...plaf
y en ella podía leerse una selección de pensamientos de estadistas de primera fila. Lo que no he podido descubrir aún es a quiénes corresponden tales pensamientos. Por si acaso aquí dejo unos cuantos que parecen de la misma persona. Bueno, en el argot de la Web no se le llama persona, se le cita como "fuente".

Intento 1. Nada, no responde, quizá no estén bien conectados todos los electrodos. ¡Nene, revisa el cable amarillo! ¿Lo has revisado ya? ¿Qué está bien “agarrao”? Nada, que no hay manera, ¡esta fuente está seca!

Intento 2. Me parece que era cosa del osciloscopio, que necesita calentarse un buen rato cuando las fuentes están así de frías. Ya, ya parece que funciona. ¡Contra, ahora da señal plana! ¡Qué paciencia hay que tener!

Intento 3. Hombre, menos mal, ya comienza a oscilar. ¡Nene, conecta el audio y prepara la grabadora! No, si al final le vamos a sacar a esta fuente hasta lo que pensó en la boda de su primo. Sí, hombre sí, aquella en la que se presentó con traje oscuro y calcetines blancos, en plan lolailo.

Intento 4. Espera, espera, que ya se oye algo.... “Voy por ti...., voy por ti...” ¿Qué narices querrá decir? A que resulta que está persiguiendo a su santa para un “ñaca ñaca” estival.

Pasan siete horas, con períodos prolongados de encefalograma plano, y al final nuestros técnicos logran grabar con total nitidez el pensamiento de la fuente, también conocido como el listillo. He aquí una selección representativa de ese espíritu dispuesto a afrontar todo tipo de contrariedades y a exhibir ante nosotros su capacidad innata de mando:

Intento 398. “Que hay una gala para el reparto de los premios Goya. Pues al día siguiente pido que llamen al Presidente de Polonia y le digan que estoy malito en cama, con fiebre, que a fin de cuentas ya me he pasado de horas y... para lo que pagan”.

Intento 414. “Que se queman dos provincias andaluzas y el incendio me pilla en un yate en Menorca. Pues sigo tan ricamente con mis chapuzones y ya escampará la lluvia, digo... el fuego”.

Intento 623. "Que mientras me encuentro en la Ópera ocurre tres cuartos de lo mismo en Guadalajara, donde se carboniza todo el Alto Tajo y además se producen 11 víctimas mortales. ¡Ostras, aquí he tenido suerte! Tengo la excusa perfecta para no perderme el final de “La Flauta Mágica” y confirmar si, como todo apunta a ello, el asesino es el mayordomo. Y esa excusa fantástica es... ¡tachán!, que dos o tres días más tarde debo hacer un viaje a China. ¡Y eso cansa horrores! Necesito tomarme mi tiempo y estar preparado, porque no es nada fácil ponerle cara de chino a un chino".

Intento 1008. “Que me encuentro en Lanzarote y Pepe no para de llamarme porque han atacado uno de nuestros helicópteros en Afganistán, pues le pido que me mantenga informado y si cuando llame de nuevo estoy en la piscina que deje el recado”.

Intento 1009. “¿Cómo, que se han producido 17 muertes y varios heridos? Oye, Pepe, vete a buscarlos y avísame cuando salgáis para acá. Creo que tardaremos más o menos lo mismo en llegar a Madrid. Allí nos veremos. Y nada de que ha sido un ataque, que nosotros no estamos en ninguna guerra. Sí, sí, me parece bien que la medalla no lleve distintivo rojo, como si fuese un accidente. Ah, y nada de himnos ni demostraciones de patriotismo, que luego Josep Lluís se cabrea conmigo y me retira el título de “no nacionalista español”. Sí, sí, de acuerdo, esta vez que las banderas no sean del partido, como en Sevilla.”

Intento 1010. “Bueno, menos mal, todo ha terminado. ¡Qué pesadez de funeral y cómo se enrolló el castrense! Me vuelvo a La Mareta en Lanzarote, que uno tiene derecho a que no le interrumpan las vacaciones. Ah, Pepe, que no se te olvide que al Parlamento vas tú y les dices con tu buena labia de siempre lo que hemos acordado. ¡De guerra nada, faltaría más! Ya sabes: ¡No a la guerra, nunca mais, Aznar asesino...!".

Intento 1024. “Espera, nena, que me ducho primero y entro contigo en la piscina. ¡Menudos chapuzones me he perdido en Madrid!”.

¿Y en manos de gente así está nuestra nación? ¡Dios nos asista!


* Moliente es una palabra que deriva del verbo moler, solo que en el caso que nos ocupa más bien parece emparentada al término molicie, que entre otras cosas significa afición al regalo, a no hacer nada, a dejarse llevar por las circunstancias y a buscar siempre la vida placentera, eludiendo las complicaciones, los compromisos o las responsabilidades que conllevan el cargo.

Artículo revisado, insertado el 25 de agosto de 2005 en Batiburrillo de Red Liberal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios moderados.