domingo, 18 de octubre de 2015

Un gran ministro asesinado a los 36 años (453)

Federico Salmón Amorín, ministro de la República en el gobierno de Alejandro Lerroux. Salmón fue asesinado a los 36 años en Paracuellos del Jarama. Santiago Carrillo, muy probablemente el principal inductor de los miles de asesinatos en Paracuellos, recibió numerosos homenajes hasta poco antes de su muerte, a los 97 años. De Federico Salmón, que no hizo más que el bien en su corta vida, son pocos los que recuerdan su trágico fin. ¡Qué injusta puede llegar a ser la ideología de algunos!

Pocos en nuestros días, para vergüenza de los promotores de la sectaria “Memoria Histórica”, sabrían contarnos qué fue de ese gran ministro impulsor de la “Ley Salmón”, como se conoce aún en el ámbito especializado a la normativa que Federico Salmón Amorín impulsó en el año 1935 en contra del abundante desempleo que por entonces se daba en España. Una ley que resolvió grandes problemas a los que tuvo que enfrentarse la Segunda República, ya que propició un notable incremento de las inversiones, cuya consecuencia fue un considerable aumento en poco tiempo del número de puestos de trabajo. Asimismo, Salmón promovió la construcción de viviendas para los trabajadores y de escuelas rurales para los hijos de los campesinos.

Federico Salmón Amorín nació en Burriana, provincia de Castellón, el 27 de agosto del año 1900. Otras fuentes consideran que su localidad de nacimiento fue Alicante. Estudió derecho en la Universidad de Valencia. Desde su juventud estuvo vinculado a los movimientos estudiantiles católicos. Mediante una brillante oposición, en 1924 obtuvo plaza de abogado del Estado, siendo destinado a Murcia, ciudad en cuya Universidad fue catedrático de Derecho Político. A comienzo de 1930 dirigió el diario La Verdad de Murcia, actividad que abandonó para hacerse cargo de la dirección nacional del CEU en Madrid.

Federico Salmón Amorín militó en el partido Acción Popular, que se integró en la CEDA, de la que fue secretario general, lo que le permitió ser elegido diputado durante la Segunda República. Participó en el gobierno de Alejandro Lerroux, desde el 6 de mayo hasta el 30 de diciembre de 1935, siendo titular del Ministerio de Trabajo, Sanidad y Previsión. Durante su corto mandato presentó nada menos que 18 proyectos de Ley e intervino en 23 debates parlamentarios. Fue detenido en noviembre de 1936 por el Frente Popular y llevado a la cárcel Modelo, donde lo incluyeron en una de las “sacas” camino de Paracuellos del Jarama, y en la madrugada del 6 al 7 de noviembre murió fusilado.

Federico Salmón Amorín jamás llegó a estar imputado en cargo alguno, ni fue sometido a ningún tipo de juicio que justificase su horrible asesinato. Todos sus crímenes consistieron en haber sido un gran ministro de la derecha, catedrático, abogado del Estado y director de diario. Eso sí, era católico y llego a dirigir lo que hoy conocemos como la Asociación Católica de Propagandistas. Lo cual constituyó, sin duda alguna, un delito espantoso por el que al parecer mereció morir. Hoy casi nadie recuerda su brillante ejecutoria social y política, ni se le rinde tributo alguno o se propone su figura para un merecido homenaje de desagravio. Total, sólo fue un gran español “ajusticiado” por la izquierda… ¡a la edad de 36 años! Y claro, la justicia de la izquierda no tiene apelación posible.


Artículo revisado, insertado el 24 de febrero de 2007 en Batiburrillo de Red Liberal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios moderados.