lunes, 11 de enero de 2016

El rey Felipe VI se niega a recibir a Forcadell (533)

Carme Forcadell es una señora que rara vez se ha dejado tomar una imagen que no incluya la bandera independentista y a cuya actitud sectaria se le podría asignar un porcentaje del 193%, y subiendo. Ya me sorprendió un montón que una señora así fuese elegida como sucesora de la tipa con cara de perro y vestidos de jovencita que en la anterior legislatura presidía el Parlamento catalán, más que nada porque una gran parte de los diputados de esa cámara, aunque no protestaran multitudinariamente el nombramiento de la Forcadell, saben que les aguarda la más absoluta de las arbitrariedades continuadas, tan propias de los déspotas partidistas como es ella. No obstante, cabe formularse la siguiente pregunta: ¿Hay algún diputado poco o nada sectario entre los nacional-separatistas? Respuesta: No, cero, ninguno, niente. 

En cuanto se practicó el apaño de nombrar a Carles Pokemon como presidente del gobierno de Cataluña (una institución que tiempo atrás fue conocida como Generalidad por corresponder al gobierno de todos los catalanes, si bien hoy es menos Generalidad que nunca al haberse decantado Pokemon por un programa sectario destinado a menos de la mitad de la población y elaborado para que lo leyera Artur Mas), la presidenta del parlamento pidió audiencia con el Rey de España para comunicarle el nombramiento y que lo refrendara a fin de pasar a la elección de unos consejeros que (como el discurso) también le han sido impuestos a quien vendrá a ser un chivo expiatorio del grupo conocido como Junts pel 3%, formación cuyos miembros llevan meses peleándose entre sí porque nadie quería ser el cabeza de turco de la sedición y Artur Mas, el más bobo y soberbio de todos ellos, fue vetado por los antisistema.


Pues bien, lo cierto es que la audiencia a Forcadell ha sido rechazada y ahora no es preciso que la señora piense que tal o cual día le tocará ponerse el culo del cofre para que el Rey la vea y la escuche. La Casa del Rey le ha contestado que se limite a comunicarle el nombramiento por escrito. Y algo así, no nos engañemos, supone declarar a la presidenta nacional-separatista persona no grata en la Zarzuela, vamos, que el Rey le ha venido a decir: "Pero tú de qué vas, primero promueves la declaración inicial de independencia y ahora quieres venir a que refrende a la persona que se va a ocupar, según afirma él mismo, de poner en marcha lo que denomináis hoja de ruta para la república catalana". Sí, ya sé que es especulativo interpretar la decisión del Rey (y menos entre comillas), pero solo a medias, porque si de verdad quisiera especular con el tema añadiría que la respuesta del Rey en realidad ha sido esta: "Nada de recibirte para que chupes cámara, si acaso me pones un whatsapp y me cuentas quién es ese tal Pokemon". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios moderados.