domingo, 27 de enero de 2013

Hispanos de oro



Una nueva gesta del deporte español. Esta vez ha sido el triunfo en la final de balonmano del Campeonato del Mundo, disputado nada menos que entre 24 selecciones de los cinco continentes. Además se ha logrado de forma brillante, arrollando por un resultado de 35 a 19 a los que hasta entonces eran los máximos favoritos, los daneses, un equipo que peleó por el oro en el anterior mundial y que posee el título europeo. A tan magnífico resultado cabe añadir que ha sido alcanzado en el emblemático "Palau Sant Jordi", un pabellón del que a priori podía sospecharse cierta frialdad auspiciada por el "Régimen nacionalista", si bien a la postre, ante el juego maravilloso de nuestra Selección, que sin duda alguna hizo el partido de su vida, los espectadores se entregaron y acabaron disfrutando de lo lindo. Como han disfrutado cuantos hispanos de bien han podido ver semejante exhibición de nuestros colores: ¡Hispanos de oro!

¡Hispanos de oro!


5 comentarios:

  1. ¿Hispanos? No sigo el deporte y supongo que será una campaña de marketing. Acabo de echarle un rapapolvo a la ViceSoraya en TW por llamarles hispanos. Me parece una #giliprogrez más con tal de no usar la palabra prohibida: España o español...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso hispanos es anterior a españoles, el segundo gentilicio deriva del primero y el significado es exactamente el mismo. Hispanos son igualmente, y te lo cito como ejemplo, los portugueses, puesto que nuestro solar patrio, comprendido el Portugal de hoy, se denomino Hispania durante muchos siglos.

      Eliminar
    2. Solo hay ue oirles gritar:¡¡¡ HISPANOS !!!! y verles las caras para saber a lo que se estan refiriendo. No creo que haya la más mínima duda.

      Eliminar
  2. Yo creo que es simplemente un grito de guerra sacado de "gladiator". No siempre hay que buscar los tres pies del gato.

    ResponderEliminar
  3. Sea como sea, amigos, nunca está demás un buen triunfo deportivo que nos permita creer en que hay vida detrás de tanta corrupción política y, sobre todo, apuntar hacia el esfuerzo común como única vía de salir de la penuria.

    ResponderEliminar

Comentarios moderados.