domingo, 8 de julio de 2012

Volvemos a 1934


“Volvemos al 34” es la pintada que ha aparecido en la apedreada cristalera de la sede del PP en Cangas de Narcea. A tan sesuda reflexión sólo cabe apostillar que por falta de ganas de algunos no será, pues salvando las distancias –que indudablemente son muchas– existen notables similitudes entre la España de 1934 y la España de 2012 en cuanto al poco respeto que ciertos elementos demuestran por la ley y la democracia.

No les faltan ganas de volver al 34, por ejemplo, a todos aquellos mineros reconvertidos en avezados profesionales de la lucha armada como medio para coaccionar al Estado a base de cohetes y dinamita con vistas a seguir manteniendo privilegios tan insostenibles como onerosamente subvencionados en perjuicio del resto de la ciudadanía.


No les faltan ganas de volver al 34 a todos aquellos políticos y medios de comunicación que defienden la legitimidad de las acciones terroristas de los mineros, las apoyan y las patrocinan, cargando en el debe del gobierno responsabilidades que sólo a los violentos pueden atribuírseles.


No les faltan tampoco ganas de volver al 34 a los nacionalistas vascos y catalanes, perennemente instalados en la poltrona de la subversión y el cinismo, haciendo de su capa un sayo y conculcando según libre albedrío leyes y derechos con el propósito de seguir mangoneando a sus anchas.


No faltan, por tanto, en ciertos casos ganas de volver al 34. Y retomando el tema de la pintada, probablemente el autor de la misma no tenga, más allá de retorcidas manipulaciones, ni puta idea de qué fue y qué significó la sangrienta insurrección de octubre de 1934 liderada por el PSOE y ERC –con la colaboración, al menos moral, de Manuel Azaña– y dirigida no ya contra un gobierno democrático sino contra la propia República. Si lo supiese, asco debería sentir de sí mismo y de todos los anteriormente citados que suscriben su proclama, ya que asco es lo único que pueden provocar aquellos ignorantes o inconscientes que desean otro octubre de 1934: son los más aventajados herederos de Caín, son los lúgubres heraldos del guerra civilismo más cerril.

12 comentarios:

  1. Encuentro impecable tu artículo, amigo Rafael. Tienen ganas de volver al 34 los muchos hijos de puta que, desde distintos ámbitos, jalean a los mineros.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tío Chinto. Desgraciadamente, así parece ser.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Lo más curioso de este caso es que el recorte a la minería fue acordado por Zapatero con la Unión Europea. Y que yo sepa al anterior gobierno no se le manifestaron como ahora lo hacen. Una vez más, la envenenada herencia socialista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Envenenada herencia de la que tardaremos en librarnos.

      Eliminar
  3. Pues como digo yo en mi Google+ , les recuerdo a esos que en el 34 , la Legion ESPAÑOLA los corrio a gorrazos por las cuencas mineras. Si es lo que quieren , alla ellos XD.

    Grüße aus dem Bunker

    http://ausdembunker.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Derrota que, por otra parte, la izquierda no aceptó y se dedicó a montar la tremenda campaña sobre las supuestas atrocidades de la represión –que aunque existió ni de lejos alcanzó el carácter apocalíptico que se le atribuyó– que serviría de eje vertebrador del Frente Popular.

      Eliminar
  4. Lamentablemente, de una forma quizá algo más solapada, pero con los mismos protagonistas y los mismos objetivos, estamos en el 34.
    Ya veremos como acaba esta vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que no llegue la sangre al río.

      Eliminar
  5. Demuestran una ignorancia supina, propia de este país de lerdos e ignorantes. La rebelión del 34 fue por motivos políticos y sólo políticos. La derecha había ganado las segundas elecciones republicanas y como dijo Azaña: nadie a mi derecha. Iban a entrar 3 ministros de la CEDA en el gobierno y ¡cómo iba la democrática izquierda republicana a consentir eso! ¡Ni hablar! Yo opino, que más bien han destapado sus motivos. Lo de los mineros no tiene nada que ver con la minería, ni con razones económicas, es simplemente política. Y lo han dicho, son tan torpes que se les ha escapado. Son los herederos de aquellos demócratas... Por cierto, también ignoran que una vez la revuelta se volvió inasumible incluso para Azaña, se envió a Franco y al abuelete de Zp entre otros a contrarrestar la revuelta... ¿A quien enviará Mariano? La duda me corroe...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tras ganar las elecciones la derecha, presionaron al presidente Alcalá-Zamora reconocidos izquierdistas como Negrín o Botella Asensi para que aquéllas fuesen anuladas. Sería también interesante que explicasen los herederos de los revolucionarios de octubre cómo la peligrosísima y fascista derecha no aprovechó la derrota de la insurrección de octubre para finiquitar la república.

      ¿A quién enviará el señor Rajoy? A nadie.

      Eliminar
  6. La izquierda española, Rafael, sigue anclada en la época de los bolcheviques y el gulag estaliniano. No han avanzado nada.
    Para ellos, como antaño, la Democracia les pertenece y ellos son los garantes de la misma. Por lo tanto, si no se actúa según sus ideales y propositos, la Democracia es atacada.

    Esa es la idea que la izquierda española tiene de la Democracia. Esta muy bien el invento, pero siempre que se trate de SU democracia.

    Lo dicho. Tiempos de Cheká.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ésa es la clave: la democracia les pertenece. Es más: ellos -la izquierda- son la democracia.

      Un saludo, Herep.

      Eliminar

Comentarios moderados.