jueves, 24 de mayo de 2012

Rubalcaba, la quintaesencia del tramposo


Encuentro del ministro Wert con los representantes de la CCAA en la Conferencia Sectorial de la Educación

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha criticado al Gobierno porque, en su opinión, "no se pueden tocar las tasas universitarias y dificultar el acceso a la universidad". Ha añadido que el juego de "subo las tasas y bajo las becas" que pretenden realizar los populares "acaba con la igualdad de oportunidades" y que con estas medidas "hay gente que no va a tener beca y no va a seguir estudiando". En este sentido, ha asegurado que junto a la subida de las tasas "se endurecen las becas" y ha afirmado que las medidas anunciadas por el ministro de Educación suponen "un cambio profundo en el sistema universitario".

No sólo es posible tocar las tasas y las becas, sino que debe hacerse así, como contempla el Gobierno, precisamente en aras a la igualdad de oportunidades y muy especialmente para impedir que los repetidores 'profesionales, con trayectorias de cinco o diez reenganches, se dediquen a cualquier cosa menos a concluir una carrera que les pagamos los demás. Y dentro de ese "cualquier cosa" incluyo al agit-prop universitario en favor de la izquierda y del lamentable modelo educativo que nos ha dejado gente como Rubalcaba. Ya era hora de que se produjera ese cambio, porque cada alumno zángano puede pasarse un montón de años disfrutando de una beca-salario (bastaba con sacar un 5,5 que ahora pasará a seis, lo que tampoco es ningún exceso) con el dinero de gente que, y es la pura realidad, ahora no llega a fin de mes o ve peligrar el pago de su hipoteca.

En cuanto a lo que dice sobre que se ha hecho "sin hablar con nadie, ni con los rectores, ni con las comunidades autónomas, ni con la oposición". La respuesta dada precisamente por los rectores debería hacer que Rubalcaba se sonrojase en el caso de poseer un gramo de vergüenza. Tome nota, señor mío, mire lo que publica hoy la mayor parte de la prensa: Los rectores plantaron a Wert tras una "comilona" y cobrar las dietas.

Es decir, mientras el ministro Wert esperaba a que los rectores acudieran a la cita fijada, estos daban buena cuenta de una comilona pagada por el Ministerio de Educación. Salvo once de ellos (la mayoría de universidades privadas), el resto [hasta un total de sesenta] decidieron no acudir al encuentro en el Consejo de Universidades a pesar de haberse fijado con la correspondiente antelación. Renunciaron, pues, a tratar los planes de asignación de becas de sus alumnos, pero no a los privilegios (desplazamiento y dietas) de una cita a la que no acudieron. Además, hoy mismo se ha reunido la Conferencia Sectorial de Educación, programada hace tiempo y en la que el ministro se reúne con los representantes de las comunidades autónomas.

Según Rubalcaba, el ministro Wert actúa sin consultar con nadie

Lo peor de todo es que Rubalcaba, para quien no lo recuerde, es el directísimo responsable de la pésima calidad de la enseñanza en España y el derroche que lleva aparejada. Comenzó de secretario de Estado de Educación en 1988, se ocupó de crear la LOGSE, que entró en vigor en 1990 y fue una auténtica ley basura de la educación que ha hundido ya a dos generaciones. A partir de ahí, este fulano nunca ha estado desvinculado de los puestos en donde se podía decidir el modelo de instrucción. Los socialistas, con él a la cabeza, han preferido mantener siempre un sistema que convierte a nuestros jóvenes en verdaderos analfabetos, universitarios incluidos. Y ya no hablo de ese otro añadido sarmentoso como es Educación para la Ciudadanía, sal y pimienta de unas asignaturas destinadas al embrutecimiento (adoctrinamiento izquierdista) de los escolares.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios moderados.