lunes, 19 de octubre de 2015

La izquierda rinde homenaje a sus víctimas (457)

En la imagen puede verse a un grupo de poumistas de origen foráneo, alguno de los cuales más tarde confesó (caso de Orwell) su arrepentimiento por haber participado en la actividad bélica de un partido, el POUM, cuyos componentes no fueron precisamente hermanitas de la caridad. A Orwell en realidad le convencía más el espíritu anarquista de la CNT.

Si hay algo que caracteriza a la izquierda en España —que no española—, pongamos PSOE, ERC e IU (hoy también Podemos, Compromís, CUP, etc), es una desfachatez fuera de lo común. Ahora resulta que la izquierda rinde tributo al último 'mohicano' del POUM, un tal Wilebaldo Solano, y éste, en lugar de escupir a la cara de quienes son seguidores de los verdugos que durante la Guerra Civil escabecharon a su partido, agradece el tributo y habla de una derecha que pretende "retroceder" a España a una historia "vil, asquerosa y repugnante". Esta gente de izquierdas es de un cinismo y una caradura de tal calibre, que no soy capaz de encontrar el término adecuado para expresar la impudicia que practica. Por eso lo mejor es poner un ejemplo, basado en una noticia y en la información histórica que se posee sobre el POUM. Juzguen ustedes mismo a partir de la lectura de ambas informaciones:


Wilebaldo Solano
El PSOE, Esquerra Republicana e Izquierda Unida rindieron esta tarde homenaje en el Congreso de los Diputados al último secretario general del Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM), Wilebaldo Solano, quien también participó en el acto y reclamó una "reacción brutal", pero "serena" [¿brutal pero serena?], contra los "medios de la derecha" que pretenden hacer "retroceder" a España a una historia "vil, asquerosa y repugnante".

La secretaria general adjunta del Grupo Socialista en el Congreso y diputada del PSC, Teresa Cunillera, recordó que los socialistas catalanes tienen "raíces muy claramente entroncadas" con el POUM [tal vez se refirió a cuando el socialista Negrín ordenó masacrar a los componentes de ese partido], rememoró sus inicios políticos con uno de sus dirigentes, Josep Pané, y agradeció su labor a Solano y al resto de miembros del partido presentes en el acto. "Ni sois nuestro pasado ni sois nuestra historia, sois nuestro presente", sentenció.

Tras destacar la trascendencia política del homenaje a Solano, Cunillera lamentó que la izquierda no siempre haya "tenido claro" que es "más fuerte" si actúa unida y que haya sido capaz de "autodestruirse de la manera más inmisericorde" con divisiones internas.

El coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, destacó que en la militancia de su formación siguen vivos el "espíritu y la lucha" de los militantes del POUM y elogió la trayectoria de sus líderes, Joaquín Maurín y Andreu Nin [a los que sus correligionarios de PCE masacraron en una guerra abierta entre facciones marxistas, estalinista una, antiestalinista la otra].

También Llamazares puso en valor la unidad de la izquierda "sin iluminaciones ni traidores" que propugnó esta formación sin renunciar a la pluralidad o el debate interno. A su juicio, es necesario recuperar esa filosofía para hacer posible la "refundación de la izquierda española en clave republicana" y volver a recordar al POUM en plena "ofensiva de la derecha". [Más que en clave republicana, Llamazares tal vez quiso decir en clave decente, algo que la izquierda no ha sido nunca y ya va siendo hora de probar]

Desde ERC, la diputada Laia Cañigueral [de rancio apellido catalán], se congratuló de que 30 años después de la muerte de Franco el Congreso de los Diputados albergue un "acto de Justicia" como es el homenaje a Solano, al que trasmitió el "reconocimiento" de su partido. Cañigueral repasó parte de la historia "falseada, ocultada y enterrada" del POUM y se declaró admiradora del "testamento de un revolucionario del siglo XX", como Solano. [Eso sí, no añadió que su ídolo de Esquerra, el genocida Companys, no movió ni un dedo cuando los del Frente Popular fueron a por los militantes del POUM y los anarquistas].

El último en tomar la palabra fue el homenajeado quien, en lugar de hablar de sí mismo, hizo una emocionada narración de las andanzas de Nin, al que definió como "una de las figuras más grandes de la Historia de la humanidad", y de Maurín, reclamando que el Parlamento le reconozca como "una de las grandes figuras de las resistencia revolucionaria al franquismo".

Solano subrayó que el POUM "no quiso transigir jamás al estalinismo" y animó a todos los presentes a "seguir luchando por el socialismo". "¿Cómo después de 150 años de socialismo vamos a claudicar?, ¿cómo después de las luchas enormes en España vamos a retroceder?, ¿cómo podemos dejar que renazca en España una historia vil, asquerosa, repugnante en los medios de la derecha?", se preguntó. [Vaya, parece incuestionable el espíritu de reconciliación de este cretino. Tantos años de supuesta lucha y no ha perdido ni un gramo de odio]

Y él mismo se dio respuesta reclamando a la izquierda una "reacción brutal, seria, serena y clara (sic) por la libertad y por el socialismo" y un esfuerzo para "olvidar las cosas que en el pasado separaron" y para "levantar las banderas del presente y del futuro".

Tras afirmar que la lucha del POUM, el exilio y la cárcel no fueron en balde mencionó las "debilidades" del capitalismo y advirtió de que "al corazón y la conciencia de miles de hombres no se les engaña así como así". "Viva el socialismo, viva la unidad socialista, viva la unidad de todos los trabajadores", proclamó como colofón, arrancando otro "viva" del auditorio que puso fin al acto aplaudiendo puesto en pie. [¿Porqué será que todas esas consignas ultras de Wilebaldo suenan tan añejas y enmohecidas como su nombre?]

La represión del gobierno de Negrín contra el POUM (1937-1938)
Los comunistas exigen la ilegalización del POUM y se procede a detener a sus dirigentes y a sus miembros, que pasan a la clandestinidad. Se disuelven las milicias del partido en el frente. Andrés Nin y la mayor parte de los dirigentes del POUM fueron detenidos y secuestrados sin que las autoridades de la Generalidad de Cataluña fueran advertidas ni consultadas. Seis días después de su detención, Andrés Nin, es misteriosamente secuestrado. La versión oficial calumnia al POUM acusándole de ser una conexión fascista y concluye que sus raptores eran agentes de la Gestapo. En la apertura de determinados archivos de Moscú, después de 1989, se han obtenido pruebas de la participación de agentes de Stalin en el secuestro y posterior asesinato de Andrés Nin.

El gobierno de Largo Caballero trató de resistir las presiones soviéticas para erradicar a los partidos disidentes, y en especial trató de oponerse a la ilegalización y a la represión contra el POUM. Sin embargo, la caída de Largo Caballero, en buena parte debida a los Hechos de mayo, vino a encumbrar a un Juan Negrín menos reacio a tales maniobras, lo cual sentenció el destino del POUM.

Las primeras investigaciones, antes de ser abortadas por el gobierno, parecen indicar que el secuestro fue obra de un agente soviético del NKVD llamado Alexander Orlov con la colaboración de algunas instancias del gobierno y la policía. Se presume que Andrés Nin habría sido trasladado a Valencia y luego a Madrid y Alcalá de Henares, donde, al parecer, fue torturado y asesinado en un chalé propiedad de Constancia de la Mora e Hidalgo de Cisneros.

Al año siguiente, 1938, se enjuició a los dirigentes del partido y se les condenó a prisión por rebelión mientras se reconocía su carácter de organización antifascista. La intervención de Largo Caballero, Josep Tarradellas y Federica Montseny evitaron la condena a la pena capital. Para aquella época la represión previa y numerosos asesinatos habían afectado al POUM, que sobrevivió en la clandestinidad hasta el final de la guerra, pasando directamente a la lucha clandestina contra el franquismo.

Las acusaciones contra el POUM
Según los partidarios de Trostky, una de las tácticas utilizadas por el estalinismo en la Unión Soviética, como parte de la política de erradicación de los opositores como Bujarin, Kamenev o Trotski, fue asociarlos con una conjura fascista internacional de la cual serían meros agentes para la desestabilización de la revolución.

La misma política en España habría sido promovida por Moscú contra los anarquistas y contra el POUM. George Orwell escribe que, en vísperas de los Hechos de Mayo de 1937 en Barcelona, las publicaciones en manos del gobierno habían asumido y difundido la idea con tanta naturalidad que era difícil que incluso en periódicos izquierdistas extranjeros no se pensara que el POUM no era manejado desde Berlín. Esto parecía aún más evidente si se tiene en cuenta que el partido acusaba a la República, y a la prioridad de ganar la guerra, de contrarrevolucionarios.

*Es de sobras conocido que Wikipedia está sometida (editorialmente hablando) al control de los anotadores de la izquierda. Al menos ocurría así hasta hace bien poco en los temas históricos referentes a la II República, la Guerra Civil y, en general, con cualquier asunto en el que mediara la información política. Precisamente por ello, considero de gran valor el artículo sobre el POUM mostrado en Wikipedia, probablemente poco deteriorado aún por los guardianes de la “verdad” y la “pureza” izquierdista.

Artículo revisado, insertado el 30 de marzo de 2007 en Batiburrillo de Red Liberal


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios moderados.