lunes, 7 de septiembre de 2015

Terrorismo ideológico (384)

Jordi Pujol consideraba que la población de Vic es la capital de la Cataluña catalana, él sabrá por qué lo decía, aunque no sería de extrañar que en sus visitas a Vic advirtiese un grado de entusiasmo catalanista superior al de otras ciudades. Por decirlo en un lenguaje claro: En Vic se dan más casos de patriotismo catalán al gusto de Pujol. Bien, pues a partir de esta premisa, propongo a los lectores un experimento. 

En la edad contemporánea, con el uso generalizado de los explosivos, el principal terrorismo ha seguido en manos de las tiranías, denominadas primero absolutistas, luego fascistas o marxistas y finalmente nacionalistas. Porque el terrorismo ideológico, junto a los explosivos, hace mucho que se encuentra en manos de esas mentes radicales que han pretendido subvertir la democracia de los estados. Se trata de lo que pudiéramos definir como tiranía ideológica o terrorismo de las ideas. Un concepto totalitario que comienza a manifestarse con mayor virulencia en cuanto sus seguidores alcanzan alguna cuota de poder. Lo estamos viendo ahora, en 2015, con la llegada de las franquicias de Podemos a los ayuntamientos.


De hecho, la intimidación política de la sociedad o de una parte de ella es, sin duda alguna, una forma de terrorismo no catalogada aún como tal, pero sí con muchos merecimientos para serlo en el futuro. No sólo debe ser considerado terrorista el que mata a bombazo limpio o induce a ello, también adquieren la categoría de servidores del terror quienes ponen todo su empeño en plasmar unas ideas liberticidas y revanchistas. El espantajo político que representa el nacionalismo, aun cuando acostumbra a disfrazarse con los ropajes de la democracia, posee como características principales el deseo de maniatar al pueblo de su territorio y el de chantajear a quien ejerza la presidencia del Gobierno de España. He aquí un ejemplo claro de chantaje, lo define una simple frase: “Lo primero que debe aparecer en la agenda es la aprobación del Estatuto de Cataluña”.

Los habitantes de cualquier pueblo de este mundo, incluso dentro del territorio que se considere más patriótico, acabarán por considerarse distintos, ocupados militarmente por otra nación, expoliados y necesitados de libertad si son sometidos durante 30 o 35 años a la lluvia sistemática de la vehemencia nacionalista. Naturalmente, la libertad soñada sólo podrá dársela el nacionalismo, que casualmente es la ideología que ha creado la necesidad de librarse de un supuesto enemigo. Pensemos en un caso hipotético (nada deseable) de los muchos que podrían plantearse: Si escogiésemos a la ciudad de Vic en Cataluña, considerada por Jordi Pujol como la capital de la Cataluña catalana, y le aplicáramos a la población un tratamiento similar al que se le ha venido dando a los ciudadanos en Cataluña, pero resaltando como valor único el de la ciudad de Vic, entonces no hay la menor duda de que la mayoría de los habitantes de Vic acabaría reaccionando en contra cualquier asunto que oliese a catalán. No cuesta demasiado imaginar a la ciudad de Vic sometida durante 30 años o más  a:

1. Inmersión lingüística en todo el ámbito educativo, por ejemplo en ausetano (dialecto ibérico válido en cuanto lo conociese un centenar de personas y surgiera un Pompeu que marcase las normas), con unas pocas horas a la semana de idioma catalán; eso sí, impartidas a desgana e igualmente en ausetano. Nada de hablar otra cosa en los colegios que no sea ausetano, incluso en el recreo. Ausetano exclusivamente a cualquiera que se le dirija a uno en la calle y te pregunte en catalán, porque no olvidemos que la enseñanza de esta última lengua, la catalana, no es más que un paripé para evitar que la Generalitat recupere las competencias en educación cedidas a la corporación de Vic. Además, ¿a quién le interesa el catalán si en Vic sólo se habla desde hace un puñado de siglos, lo entiende el 100% de la población y puedes llegar a comunicarte con varios millones de personas en toda Cataluña?

2. Marginación descarada para cualquier cargo público, especialmente los de índole política, de todo aquel ciudadano, nacido o no en Vic y su plana, que no domine el ausetano hablado y escrito a la perfección, sin asomo de acento catalán, no vaya a ser que alguien crea que el catalán también es una lengua propia de Vic y pasemos por la afrenta de que se piense una barbaridad semejante.

3. Difusión de una historiografía propia, muy alejada de la catalana, con la que no se comparten más que rivalidades y desencuentros y se oculta cualquier gesta en común. En los manuales de enseñanza se hablará reiteradamente de Vic como de un asentamiento ausetano que originó el primer núcleo de población, el cual llegó a ser un gran estado independiente durante varios siglos y posteriormente fue ocupado a sangre y fuego por los catalanes, que prohibieron el idioma ausetano y desde entonces no cesan de maltratarlos.

4. Medios de comunicación oficiales exclusivamente en ausetano, los cuales, como norma rigurosa, deben difamar todo lo catalán, ridiculizándolo sin piedad alguna, e inculcar la idea de expolio por parte de Cataluña, puesto que en la nación de Vic se tiene un tremendo desequilibrio fiscal como consecuencia de los muchos impuestos que se pagan a partir de las exportaciones de embutidos y pizzas refrigeradas, y la escasa contraprestación que la centralista Barcelona ofrece en obras públicas y servicios. De ahí que la gente de Vic, en lugar de ser riquísima, sólo pueda ser muy rica aun cuando los embutidos los paguen los consumidores catalanes.

5. Como consecuencia de todo lo anterior, el Consistorio de la nación de Vic ha decidido que elaborará su propia carta municipal, puesto que hay una amplia mayoría de concejales que así lo desea, y la remitirá al presidente de Cataluña, quien ya ha asegurado que aceptará la carta (también llamada Constitución de la nación de Ausona) tal y como surja de dicho Consistorio.

¿Hay alguien que crea que no es posible la operación Vic y otras 50 similares en cualquier estado moderno cuyo gobierno desista de sus responsabilidades durante más de 30 años, como ocurrió en España a partir de 1977 y viene sucediendo desde entonces? Bien, pues aquí, en nuestra patria, son ya 17 las operaciones de terrorismo ideológico que hay en marcha y dos o tres de ellas son las que ya se encuentran en estado de avanzada putrefacción.


Se trata de un terrorismo que no actúa a base de explosivos, pero que no deja de ser muy dañino para quien se halle en su cercanía. Son tantos los años en los que el nacionalismo lleva inoculándole a la población el veneno del odio, la falsedad y la falta de libertad, y tantos los chantajes planteados al Estado, cuyos gobiernos jamás han tenido la decencia de dimitir y convocar nuevas elecciones, puesto que han preferido claudicar frente a los nacionalistas, que estoy por pensar que el terrorismo ideológico no le anda demasiado a la zaga en maldad y falta de escrúpulos al terrorismo de las mochilas. Con un agravante, que el nacionalismo afecta a un número muchísimo más elevado de personas y nadie puede garantizar que el asunto, como sucedió en la antigua Yugoslavia, no acabe en un guerra civil que origine miles de muertos y el empobrecimiento generalizado de toda España. Dios no lo quiera y acabe por darnos a todos un poco de raciocinio, realmente lo necesitamos.

Artículo revisado, insertado el 16 de julio de 2005 en Batiburrillo de Red Liberal

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios moderados.