martes, 27 de octubre de 2015

“Gobierno de España” (467)

El logotipo "Gobierno de España", así como la voz en off que cerraba los anuncios televisivos oficiales, fue un invento socialista en los tiempos de ZP, cercanas las generales de 2008, que pretendía contrarrestar la fama de antiespañol que poseía. Fama que los socialistas siguen poseyendo a día de hoy. Porque ya me dirá quien lo sepa qué ha hecho Pedro Sánchez, aparte de enseñarnos una bandera descomunal de España, para dejarnos claro su patriotismo español, sobre todo después de haber pactado con toda clase de separatistas recalcitrantes. Al mostrar la bandera después de esos pactos, pero no romperlos, Sánchez quedó como un hipócrita al que nadie cree.

He llegado a escribir que Rajoy ganará las próximas elecciones generales. Lo hice hace unos ocho meses. Lo creía así, y lo argumenté, pero ya no lo creo. No, al menos en estos días. Rajoy es una persona con espíritu de funcionario que no ofrece la “tensión” constante que hace falta ni las iniciativas necesarias para que sus posibles electores mantengamos la ilusión y propaguemos entre nuestros allegados la necesidad de expulsar a los incompetentes socialistas del poder. Tal circunstancia determina que se vayan desinflando las ilusiones, como es mi caso, y acabemos por creernos que esto no tiene arreglo y al final decidamos votar a uno de esos partidos residuales de los que sabemos que no van a ganar nada pero exponen un programa atractivo y merecen ir a más.

Rajoy actúa a ráfagas, como esos vientos extraños que de la brisa pasan en segundos a lo más alto de la escala, si bien la mayor parte del tiempo se encuentran en calma. Apenas faltan seis meses para que las elecciones se convoquen, si es que no se anticipan algo, y el PP en pleno ha decidido echarse la sienta durante todo el verano, cuando precisamente se suceden tantas y tantas demostraciones del mal hacer de este gobierno zapaterino, como son los incendios incontrolados o los numerosos fallos en las infraestructuras y medios de transporte, sin que de ello se extraiga, como sería obligación, ningún rédito electoral para la derecha. No, Rajoy no posee espíritu de killer y por lo tanto ahora creo que ZP, doctorado en transgresiones a la ley con secuelas de impunidad, está en condiciones de neutralizar sus principales fallos.


Veamos, a Zapatero pueden reprochársele especialmente dos errores enormes, su deslealtad hacia España como nación, dentro de la cual se incluiría el nuevo estatuto de Cataluña, y sus cesiones al mundo etarra. Pues bien, para contrarrestar esa impresión que muchos tenemos de hallarnos ante un Gobierno nada patriota, en los próximos meses nos hartaremos de ver continuas alusiones de los socialistas a España y a la nación. De hecho, la propaganda en tal sentido ya ha comenzado mediante una serie de campañas institucionales en televisión que siempre concluyen con el mensaje subliminal de una voz que dice: “Gobierno de España”. Se trata de imbuir en los ciudadanos que Zapatero gobierna y que lo hace por y para España. Y calará el mensaje, ¡vaya si calará!

En cuanto al tema de la ETA, estamos viendo con claridad que la banda no atenta para no darle el poder a la derecha, lo que probablemente está pactado, y que en las últimas semanas se detiene a ciertos terroristas más o menos quemados, lo que igualmente podría suponer, en el caso más favorable para el Gobierno, que se estuviera produciendo una lucha interna dentro de la propia organización terrorista y que se haya ido, previos chivatazos de la facción contraria, a por los partidarios del hasta hace poco jefe etarra, un tal Txeroki.

¿Cuándo se ha visto que durante el verano, casi a mediados de agosto, no se haya producido un rosario de atentados en las costas españolas? No hablo de muertos, pero sí al menos de la detonación de unos cuantos coches-bomba que a muchos les altere y amargue las vacaciones. Este sería el primer año. Luego lo atribuyo a la habilidad de la gente de ZP para hacernos creer que ha pasado de la negociación con los etarras a la ruptura firme con ellos y al máximo grado de eficacia policial. Y sin embargo todo es una farsa acordada, en la más pura lógica, que mantiene al ralentí los motores del contubernio entre el PSOE y la ETA, del que también forma parte la cesión temporal a UPN del gobierno de Navarra. En espera de…

Nos hallamos, pues, ante una pandilla de inmorales que no son capaces de gobernar con decencia pero que son más listos que el hambre para mantenerse en el poder o llegar a él. Lo sensato es reconocerlo. Saben lograr a la perfección, mediante la propaganda más hipócrita, que muchos votantes se traguen sus ruedas de molino: Si hay que declararse español hasta la muerte durante unos pocos meses, uno se declara “Gobierno de España”, a todas horas y en televisión. ¡Y punto! Son maestros, asimismo, en la ocultación de sus fechorías, de las que siempre responsabilizarán al PP, como ha sucedido hace poco con los desahogados ministros de Sanidad o Fomento. Pepiño, chamán del partido para el votante gárrulo, a su vez no para con su soniquete de “Marianico el Breve”. Y también cala, ¡vaya si cala!

A todo este mundo propagandístico de cinco estrellas y cuarto que ofrece el socialismo zapaterino, ¿qué antepone Rajoy o su cúpula directiva? El rumor de las olas acariciando la arena de las playas en los crepúsculos del largo y cálido verano. Perdón por la cursilada. O dicho de otro modo: No hay sesiones parlamentarias, único terreno donde el jefe de los populares se encuentra a gusto —cuidado, ZP comienza a cogerle la medida—, y por lo tanto Rajoy, junto a esa media docena de portavoces cariacartonados de los que se rodea, se halla —es un decir— en la más puritita situación de missing person. Y en estas condiciones, de ahí que haya cambiado de opinión respecto a mi artículo de primeros de año, lo lógico es que ZP vuelva a ganar. Los socialistas no son buenos gobernando, todo lo contrario, pero dada su falta de escrúpulos son inmejorables vendiéndonos la burra. Recordemos: “Gobierno de España”. Hipocresía 100%.

Artículo revisado, insertado el 12 de agosto de 2007 en Batiburrillo de Red Liberal


PD (27-10-2015): Como es de sobras conocido, Rajoy perdió las elecciones de 2008. Ahora, en 2015, da la impresión de que el jefe de los populares siga en la misma línea de "el hombre quieto", una actitud que en absoluto sirve para contrarrestar cuanta propaganda izquierdista machaca en su contra. Es lógico lo de Rajoy, no va a cambiar su personalidad a estas alturas, lo cual es un pequeño detalle que le puede suponer irse a su casa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios moderados.