sábado, 17 de octubre de 2015

La vicepresidenta socialista en Murcia: Es imposible mayor desvergüenza (452)

Esta enorme bandera republicana, así como otras muchas más pequeñas, se pasearon por las calles de Madrid (2007) en una manifestación de la izquierda que el PSOE vio con simpatía. Casi al mismo tiempo, la vicepresidenta De la Vega acusó al PP de apropiarse de los símbolos de España, como la bandera y el himno.

Ante las próximas elecciones generales, he aquí un nuevo episodio de lo que supone un gobierno socialista. Se trata de lo que he venido ejemplificando en otros artículos bajo el título genérico de "El socialismo de siempre". Léalo si quiere refrescar su memoria para no incurrir en el mismo error, cuanto más en esta ocasión, puesto que existen otras alternativas al PP distintas a la de votar al PSOE, concretamante Ciudadanos y tal vez Vox. A propósito, nunca me cansaré de repetir que hay socialistas admirables (conozco a varios), pero que por desgracia no está en sus manos el control del partido.

¿Puede ser una persona, al mismo tiempo, de naturaleza sincera y farsante? Una persona normal, no, por supuesto. Un alto cargo socialista sí, está obligado a ello a causa de la ideología que practica y de la que se sirve. Por lo tanto, la dualidad de esos modos contrapuestos es la característica común en la mayoría de los casos conocidos de altos miembros del PSOE y otras formaciones de izquierdas. El ejemplo más representativo lo tenemos en ZP, que se muestra sincero cuando se declara rojo o habla de marginar a la Oposición y no deja de ser un farsante en casi todo lo demás. Otro ejemplo muy representativo es el de la Vicepresidenta, que ayer, omitiendo incluso cualquier rasgo de sinceridad, dio en Murcia una verdadera exhibición de falsedades y cinismo, con un guión, sin duda previamente elaborado por el negociado de propaganda de su partido, que reflejó abundantes consignas sectarias, cargadas de odio y muy acorde con su categoría intelectual, de apariencia entre escasa y nula. Veamos algunas de las frases más “brillantes” pronunciadas en el mitin de presentación de candidatos del PSOE:

-El PP no quiere darse cuenta que el enemigo es ETA; no el Gobierno ni el nuevo ministro de Justicia. El PP, so demagoga, se dio cuenta hace mucho tiempo que la banda terrorista ETA —adjetivos que tú omites al citarla— era un enemigo de cuidado, de ahí que lo combatiese con todo el peso de la ley, al contrario de lo que hacéis vosotros los socialistas, que no paráis de darles cuartelillo a los asesinos y concederles privilegios. Unos privilegios que no son más sustanciosos gracias a que aún existen algunos jueces con dignidad y que no figuran en vuestra órbita. En cuanto al ministro de Justicia, baste decir que se mostró en contra de la ilegalización de Batasuna y jamás ha hecho nada que representase aplicar la ley a los terroristas. Eso sí, farsante, ese nuevo ministro radicalmente rojo que habéis escogido (Mariano Fernández Bermejo) no dudó jamás en presentarle unas cuantas demandas al PP, todas ellas perdidas.

-Murcia tiene que salir del inmovilismo porque se ha quedado atrás. Otra consigna de esta farsante que no responde ni de lejos a la realidad. Murcia es una de las regiones que más crecen en cualquier índice de desarrollo y hace varios años que se sitúa entre las tres comunidades de mayor ritmo en la creación de riqueza. Lo que ocurre es que Murcia, miserable embaucadora, partía de una posición sumamente atrasada como consecuencia de haber sido ignorada por los gobiernos de los últimos 200 años. Si dijeses algo así de Andalucía o Extremadura, que han sido desde la Transición gobernadas y subvencionadas de lo lindo por el socialismo, tendría algún sentido lo que afirmas.

Estas banderas nunca molestan a los socialistas, todo lo contrario. Las hacen propias porque saben de sobras que el PP nunca va a usarlas. 

-La derecha es cada vez más extrema, pretende apoderarse del himno y de la bandera, pero la patria no se hace a ritmo de himno sino respetando las instituciones. Y esto lo dice quien pertenece a un partido radicalizado hasta la saciedad en los últimos años, primero en la oposición, en cuyas manifestaciones aparecían cientos de banderas republicanas, y ahora desde el poder. No se me olvidará jamás la gran bandera tricolor —única visible— que se advirtió en la manifestación socialista del pasado enero en Madrid, o esa otra bandera igualmente republicana que, con tu presencia como representante institucional en el acto, presidió el homenaje al golpista y genocida Companys en Montjuic. En cuanto al respeto a las instituciones, ¿qué tal si comenzáis por respetar la Constitución española en lugar de promover estatutos atentatorios como el catalán?

-Hay que cambiar la prioridad de las cosas por la de las personas. ¿Y quién dice lo contrario, farsante? Desde luego que para los liberales como yo lo primero son las personas, especialmente de una en una, no en un rebaño aborregado como vosotros las tratáis. En cuanto a lo de “prioridad de las cosas”, ¿qué significa eso? ¿Acaso que vas a renunciar a ese mundo de cosas, como por ejemplo un inacabable vestuario y complementos, del que haces ostentación continuada?

-En un año vamos a invertir el doble de lo que el PP en toda su legislatura. Supongo que te refieres a Cataluña, a la que le habéis entregado parte del botín y comprometido a seguir así varios años más, o quizá a Andalucía, donde no os ha bastado seguir subvencionando a todo trapo a vuestro compadre Chaves, hasta el punto de que la Junta de Andalucía es con diferencia la mayor empresa andaluza, sino que le soltasteis hace poco varios miles de millones de euros de una deuda histórica que nadie sabe de dónde sale. Porque desde luego es imposible que tus frases alusivas a la inversión se refieran a Murcia, región a la que habéis postergado en casi todo: el AVE, previsto por el PP para el 2009 y pasado ahora por vosotros al 2020. Las autovías, algunos tramos gratuitos se están haciendo por cuenta de la Comunidad o bien serán de peaje gracias a la iniciativa privada. El agua, paralizado el PHN y sin solución alternativa a la vista. La modernización de puertos y aeropuertos, hay un aeropuerto previsto que igualmente pagará la comunidad. Todo ello con el agravante, además, de que no sois capaces de defender adecuadamente la agricultura en Europa, principal medio de vida de los murcianos, y vuestro ídolo ZP, en las reuniones del Consejo Europeo, acepta cualquier propuesta que se le pone por delante, ya que ni sabe ni quiere saber o asesorarse sobre un tema de tantísima repercusión en esta tierra.

-El victimismo ya no cuela. Hoy hay agua, mientras otros prometieron obras faraónicas y no trajeron ni una gota. No soy capaz de encontrar una palabra adecuada para definir el tremendo fraude a la verdad que representa la afirmación de esta retorcida sectaria propagandista. Hablar de una monstruosa mentira sería insuficiente. Su frase me parece tan ofensiva para los agricultores murcianos que incluso resulta soez, como si hubiese soltado un rosario de tacos, insultos y groserías al mismo tiempo. ¿Hoy hay agua? ¿Dónde, tras un montón de trasvases cero? ¿Acaso te refieres a la que el Ebro sigue tirando al mar? Y encima esta individua remata la falsedad argumentando que los de las “obras faraónicas” no trajeron ni gota de agua. Naturalmente que no, infame, por algo os encargasteis vosotros de anular de inmediato, nada más asaltar el poder y por exigencia de vuestro socio ERC, el Plan Hidrológico Nacional. Por eso mismo, acomplejados de mierda, habéis inaugurado cinco veces —más otra ocasión fallida de ZP, al conocer el recibimiento que le habían preparado— la desaladora de San Pedro del Pinatar (Murcia), obra licitada por el gobierno de Aznar y que formaba parte del mismo PHN. La auténtica realidad es que, tras casi tres años en el poder, otras dos desaladoras proyectadas en la costa murciana (Águilas y Mazarrón), que a saber cuándo estarán concluidas al ritmo que llevan y a cuánto saldrá el metro cúbico, es cuanto ha dado de sí vuestro Plan Agua.

Y lo dejo aquí. La tipa De la Vega siguió largando y largando infamias en un mitin que precisó de militantes socialistas de otras provincias para que el recinto se llenase. Eso sí, sin duda convenció a los convencidos, todos aborregados ante una persona sin dignidad política ni humana. Este es el PSOE de nuestros días, un partido cuyos dirigentes son capaces de poseer sinceridad a la hora de definirse como rojos, que es como declarar abiertamente su extremismo, y al mismo tiempo mostrarse tan farsantes como sea menester.

¡Ah!, se olvidaba. Precedió a De la Vega en el uso de la palabra un tal Pedro Saura, candidato a la presidencia de la comunidad desde que coincidió en un urinario con el mismísimo ZP y ambos, orinando frente a la pared, se resultaron simpáticos y se declararon compatibles en la ideología, el oportunismo y el modo de llegar al poder “como sea”. Desde entonces Saura no ha hecho más que perder elecciones ante el popular Valcárcel, un político de gran talla al que el socialista ha difamado cuanto ha podido. Entresaco la siguiente frase del candidato socialista: Los políticos del PSOE no somos como los del PP, porque mientras Valcárcel mira hacia otro lado, nosotros luchamos contra la corrupción. Y eso lo dice, precisamente, quien siendo concejal del ayuntamiento de Torre Pacheco (1997) en lugar de abstenerse votó a favor en un pleno municipal para favorecer a su familia y agrandar la finca donde él mismo reside. Y eso lo asegura, además, el jefe de una formación política regional, casualmente socialista, que ha visto como dos de sus componentes han sido condenados por la justicia al haber falseado unas actas del ayuntamiento de Molina de Segura y a fin de acusar falsamente a un concejal del PP del delito de prevaricación. Y eso lo expone, sin que los asistentes lo linchen por falsario, un tipo que pertenece al partido de la corrupción generalizada en tiempos de Felipe y que en Andalucía hay corruptelas para dar y tomar. ¡Me hago cruces ante la idea de que gente así pueda volver a ganar las elecciones en 2008!

Artículo revisado, insertado el 11 de febrero de 2007 en Batiburrillo de Red Liberal


PD (17-10-2015) Pues aunque a muchos les costó creerlo en su día, Zapatero y su banda volvieron a ganar las elecciones en 2008. Ahora, en las generales de diciembre de 2015, lo más probable es que gane el Partido Popular pero no llegue a formar gobierno. Si Ciudadanos queda en segunda posición, pedirá el apoyo del PSOE para gobernar, que lo recibirá de inmediato y sin condición alguna con tal de que no gobiernen los populares. Si es el PSOE el que queda el segundo, probablemente reciba el respaldo de Ciudadanos después de que éstos impongan determinadas condiciones a los socialistas. Ya queda poco y pronto veremos cuál es el grado de radicalidad que poseerán los integrantes del Gobierno de España. Radicalidad y Gobierno de España, ¡da vergüenza hasta de escribirlo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios moderados.